Detenidas 11 personas acusadas de introducir pakistaníes en Asturias con un sistema de contratación "viciado"

OVIEDO, 25 (EUROPA PRESS)

La Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras de la Jefatura Superior de Policía de Asturias inició una investigación tendente a detectar la existencia de una organización dedicada a introducir ciudadanos pakistaníes en Asturias, en los años 2004 y 2005 principalmente, previo pago de importantes cantidades de dinero y mediante un sistema de contratación "viciado". La operación se saldó con once detenidos, nueve españoles, residentes en el Principado y dos pakistaníes.

Así lo anunció hoy el delegado del Gobierno en el Principado, Antonio Trevín junto al Jefe de la Policía Nacional en Asturias, baldomero Araujo, en la sede de la delegación.

La investigación se inició cuando desde el Grupo Operativo de Oviedo, especializado en redes ilegales, detectaron que en Asturias se había incrementado el número de solicitudes a favor de ciudadanos pakistaníes en base a los llamados puestos de difícil cobertura. Concretamente aumentaron de manera significativa, cerca del 40 por ciento de la población pakistaní en el Principado, las peticiones de trabajadores pakistaníes como empleados de hogar con carácter interno.

Se calcula que el cerebro de la red ha podido introducir a más de la mitad de los ciudadanos pakistaníes que hay en Asturias, que en total, en el mes de Abril del presente año, ascienden a noventa y seis personas.

En los años 2004 y 2005, fue cuando se incrementaron las solicitudes, al amparo del proceso de regularización que se llevó a cabo en nuestro País. En el año 2005, el censo de nacionales de Pakistán, en Asturias, ascendía a 65, en su mayoría asentadas en el municipio de Oviedo.

Los ciudadanos pakistaníes relacionados con este sujeto se encuentran en la región desempeñando trabajos ilegales, ya que el permiso que les fue concedido era exclusivamente para desempeñar trabajos domésticos.

EN LIBERTAD PROVISIONAL

Los detenidos fueron puestos a disposición del Juzgado número Uno de Oviedo quien decretó la libertad provisional con cargos con la obligación de presentación ante el mismo.

Según la Policía la red estaba compuesta por un máximo cabecilla del grupo, ciudadano pakistaní, empresario de varios establecimientos hosteleros y de restauración ubicados en Oviedo y San Martín del Rey Aurelio, que contactaba con españoles que a cambio de dinero estaban dispuestos a figurar como empleadores en las solicitudes para contratar a ciudadanos pakistaníes como empleados de hogar en régimen de internamiento.

La mayoría de estos falsos empleadores eran personas que ejercían actividades profesionales con baja cualificación, o que incluso se encontraban desempleadas. En todo caso, según la Policía, su situación económica no les permitía a ninguno de ellos hacer frente ni al pago de los salarios, ni del alojamiento, ni tampoco a la manutención que suponía tener a un empleado de hogar interno en su domicilio.

Otro punto en común que tenían estos empleadores era que jamás habían contratado a nadie para el servicio doméstico ni mucho menos en régimen de interno.

ALTA EN LA SEGURIDAD SOCIAL

Con esta primera solicitud para trabajar en España, se iniciaba el proceso para conseguir la Autorización de Residencia Inicial, lo que implicaba el traslado del ciudadano extranjero que tenía la oferta de trabajo desde su país de origen al lugar donde le hubieran contratado. Una vez en España se producía la afiliación y alta en la Seguridad Social y la expedición de la correspondiente Tarjeta de Residencia.

Según la Policía, con la mano de obra "legalizada" en Asturias, el cabecilla los utilizaba como obra barata en sus establecimientos de hostería y de restauración. Las personas que eran captadas por parte de la organización en su país, debían pagar a este sujeto cantidades que oscilaban entre 3.000 y 8.000 euros.

Además a estas personas les arrendaba varios pisos cercanos a sus propios negocios, donde llegaron incluso a vivir diez personas en la misma vivienda. En el padrón municipal llegaron a constar hasta quince personas simultáneamente empadronadas.

Junto con la Inspección Provincial de Trabajo y Seguridad Social se llevaron a cabo la inspección de varios establecimientos de restauración y hostelería ubicados en Oviedo y San Martín del Rey Aurelio.

Asimismo, entre los efectos intervenidos en el domicilio del principal acusado destaca la abundante documentación y medios informáticos que están siendo analizados por los investigadores.

Según Trevín, el proceso de tramitación de documentación laboral estaba revestido de los formalismos que marca la vigente Ley de Extranjería, pero en realidad, era un procedimiento viciado desde el principio, ya que encubría un negocio orientado al beneficio de unos pocos promoviendo la introducción ilegal de personas en España.