Detenidas dos personas en Bilbao por estafar a más de 40 ciudadanos extranjeros

BILBAO, 15 (EUROPA PRESS)

Dos personas, una mujer madrileña de 40 años y un hombre de 63 de Motril, fueron detenidas esta semana en Bilbao por estafar a más de 40 ciudadanos extranjeros, a los que entregaron contratos de trabajo a cambio de entre 1.500 ó 2.000 euros.

Según informó la Delegación del Gobierno en el País Vasco, miembros del Cuerpo Nacional de Policía, adscritos a la Brigada de Extranjería y Fronteras de Bilbao, detuvieron esta semana a dos ciudadanos españoles identificados como MC. F.G., de 40 años de edad, natural de Madrid y abogada de profesión, pero en la actualidad inhabilitada para el ejercicio de la abogacía, y a E. G.R., de 63 años de edad y nacido en Motril.

Los hechos comenzaron el pasado mes de septiembre, cuando la Brigada de Extranjería detuvo y puso a disposición judicial a estas dos personas y a otras dos más acusadas de similares actividades delictivas.

Por ello, los funcionarios policiales establecieron un operativo de vigilancia y seguimiento que dio como resultado el comprobar que los ahora detenidos de nuevo, lejos de abandonar su práctica, seguían inmersos en la misma trama delictiva.

Fruto de las investigaciones, se pudo acreditar la actividad fraudulenta llevada a cabo por estas personas y de la que habrían sido víctimas o perjudicados más de cuarenta ciudadanos extranjeros.

Los detenidos hacían creer a los afectados que mediante el pago de una cantidad de dinero, que oscilaba entre los 1.500 y los 2.000 euros por persona, les era entregado a cambio un contrato de trabajo para los familiares o amigos a nombre de quienes lo solicitaban, a fin de que en su país de origen pudiesen efectuar los trámites reglamentarios para poder residir y trabajar en España.

Los afectados por los hechos denunciados no eran precisamente las personas residentes en el extranjero, a cuyo nombre se había realizado las ofertas de trabajo y presentado las correspondientes solicitudes de autorización de residencia temporal y trabajo por cuenta ajena, sino sus familiares y amigos residentes en España que, para mejorar la situación económica de aquellos, efectuaron los pagos a los dos delincuentes, en la creencia de que de esa manera se podría obtener una autorización de residencia, en base a un previo contrato de trabajo que les permitiría acceder al territorio nacional.

Los autores de la extorsión trataban de revestir sus actuaciones de legalidad de cara a los ciudadanos extranjeros mediante la presentación de una solicitud de autorización de residencia temporal y trabajo por cuenta ajena ante la Administración, unida a la presunta oferta de trabajo presentada por una empresa (con actividades totalmente legales pero ajena por completo a este tipo de actividad delictiva), a nombre de los interesados. Además, entregaban una copia de todo a los perjudicados para que confiaran en sus tramitaciones.

Con estas actuaciones delictivas han podido ser estafados más de cuarenta inmigrantes y los ahora detenidos han podido embolsarse una cifra de dinero entre los 60.000 y los 80.000 euros. Ambos han sido puestos a disposición judicial.