El Ayuntamiento de Barcelona edita una guía para abrir comercios orientada a inmigrantes

BARCELONA, 27 (EUROPA PRESS)

El Ayuntamiento de Barcelona, la Confederación Catalana de Comercio (CCC) y el Consejo de Gremios de Comercio, Servicios y Turismo de Barcelona presentaron hoy una guía práctica para abrir un comercio en Barcelona dirigida a inmigrantes y publicada en siete idiomas.

Los representantes de las entidades responsables coincidieron en señalar la relevancia del sector comercial en la ciudad, que en 2008 representó un 12% de su PIB, facturó 12.088 millones de euros y dio empleo a unas 200.000 personas. Añadieron que el comercio es un eje integrador de inmigrantes y una de sus principales actividades económicas.

La guía, de lenguaje sencillo, sintético y útil, se ha editado en catalán, castellano, francés, inglés, árabe, urdu y chino, y explica todos los pasos que hay que seguir para abrir un comercio. Consta de los pasos previos, los que hay que cumplir una vez iniciada la actividad y los beneficios de asociarse, así como una lista de teléfonos útiles.

El primer teniente de alcalde, Carles Martí, valoró la iniciativa como "símbolo" de aquello que la ciudad es y quiere seguir siendo, y recordó las dificultades de los inmigrantes cuando empezaron a abrir sus negocios en entornos "complicados". También tildó el comercio como elemento "clave" para la cohesión social.

El secretario general de la CCC, Miquel Àngel Fraile, destacó que la guía favorecerá a un comercio de calidad abierto a todo el mundo. El presidente del Consejo de Gremios, Gaietà Farràs, afirmó que los inmigrantes aportan "sangre nueva" y que ayudan a mantener vivos muchos establecimientos de barrio.

Ante los datos publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística que especifican que Catalunya ha reducido sus ventas minoristas un 8,8% en abril respecto al año anterior, Fraile dijo que pese a todo, el pequeño y mediano comercio "resiste" mejor que el grande por su capacidad de asociación. Pese a todo, admitió que se ha "tocado fondo" y auguró un año "difícil".

Al final de la rueda de prensa, un comerciante pakistaní pidió a Carles Martí más flexibilización hipotecaria ante las dificultades que el colectivo inmigrante tiene para conseguir créditos.