El Parlamento Europeo aprueba los nuevos visados biométricos

  • Estrasburgo (Francia), 25 mar (EFE).- El Parlamento Europeo (PE) ha aprobado hoy la inclusión de datos biométricos en los visados expedidos en la Unión Europea, como los patrones faciales o las diez huellas dactilares, con la intención de mejorar la seguridad de los documentos.

El Parlamento Europeo aprueba los nuevos visados biométricos

El Parlamento Europeo aprueba los nuevos visados biométricos

Estrasburgo (Francia), 25 mar (EFE).- El Parlamento Europeo (PE) ha aprobado hoy la inclusión de datos biométricos en los visados expedidos en la Unión Europea, como los patrones faciales o las diez huellas dactilares, con la intención de mejorar la seguridad de los documentos.

Esta medida, acordada hoy por el Pleno de la Eurocámara, persigue reforzar el sistema europeo de visados, conocido como VIS, y evitar así el empleo de identidades falsas.

Según señala el texto, la introducción de elementos biométricos permite verificar "con total certeza" la identidad de los solicitantes de visados, así como establecer una conexión más fiable entre el titular del visado y su pasaporte.

De hecho, esta técnica también se aplicará para los pasaportes, tal y como determinó el PE el pasado 14 de enero.

Los menores de 12 años estarán exentos de la obligación de facilitar sus huellas dactilares, dado que en el caso de los niños éstas todavía pueden cambiar, por lo que existe el riesgo de que no se correspondan a las presentes en el visado.

El nuevo sistema VIS será sometido a una serie de exámenes técnicos en octubre de este año y debería empezar a funcionar en 2010 en las autoridades consulares de los Estados miembros en el Norte de África, y más tarde en otras regiones, según prevé el acuerdo.

Para garantizar que todos los Estados miembros otorgan visados con las mismas características, se creará la figura de la representación común para toda la UE, responsable de realizar estos documentos en colaboración con las oficinas diplomáticas y consulares comunitarias en terceros países.

De esta forma, los Estados miembros no tendrán que equipar todos sus consulados con el material necesario para la recolección de datos biométricos.

No obstante, el acuerdo alcanzado precisa que cada país será libre de equipar sus representaciones diplomáticas y consulares con el material que considere necesario.