El PE apoya cambiar las reglas de asilo para evitar que los países más afectados se vean sobrecargados

Reclama a los Estados miembros que sólo recurran al internamiento en circunstancias excepcionales

ESTRASBURGO (FRANCIA), 7 (EUROPA PRESS)

El pleno de la Eurocámara apoyó hoy la propuesta de la Comisión de cambiar las reglas comunitarias sobre asilo con el objetivo de reforzar los derechos de los refugiados, mejorar la eficiencia del sistema, y evitar que los Estados miembros que experimentan presiones particulares en sus sistemas de asilo se vean más sobrecargados. Las modificaciones todavía deben ser aprobadas por los ministros de Justicia e Interior de los Veintisiete.

El Parlamento fijó su posición sobre la revisión de tres instrumentos legislativos vigentes que forman parte del Sistema Europeo Común de Asilo: la directiva sobre condiciones de acogida de los solicitantes de asilo; el reglamento de Dublín que determina cuál es el Estado responsable de una solicitud de asilo; y, en tercer lugar, el reglamento Eurodac, una base de datos que contiene las huellas dactilares de los solicitantes de asilo.

En cuanto a la directiva sobre condiciones de acogida, de la cual es ponente el eurodiputado socialista español Antonio Masip, la Eurocámara respalda en líneas generales la propuesta de la Comisión. Ésta garantiza unas condiciones mínimas de acogida, con respecto a la vivienda, la alimentación, los cuidados sanitarios, etc. También asegura la protección de las personas vulnerables, como los menores, las mujeres embarazadas y las víctimas de tortura.

La legislación propuesta establece que los Estados miembros sólo recurrirán al internamiento en casos excepcionales. Además, garantiza que los niños no sean internados salvo si es en su propio interés. La Comisión también propone prohibir el internamiento de menores no acompañados.

Las autoridades judiciales serán las únicas que podrán ordenar el internamiento y las autoridades administrativas sólo tendrían este poder en situaciones de emergencia. En estos casos, la orden tendría que ser confirmada por una autoridad judicial en un plazo de 72 horas. Los solicitantes de asilo deben recibir asistencia sanitaria y psicológica adecuada.

Los diputados subrayan que los procedimientos administrativos deben llevarse a cabo rápidamente y que los retrasos ajenos a los solicitantes no pueden justificar una extensión del periodo de internamiento.

Además, el informe de Masip emplaza a los Estados miembros a que comprueben, tan pronto como reciben una solicitud de asilo, si el solicitante tiene necesidades especiales. El texto añade que las víctimas de tortura deben ser dirigidas lo antes posible a centros de cuidados especiales.

En cuanto a la reunificación familiar, los países de la UE tendrán que asistir a los solicitantes de asilo. Los diputados amplían el concepto de "miembros de la familia" a las personas mayores a cargo con necesidades especiales. Por otro lado, el informe excluye a los "menores acompañados por sus esposos".

La Eurocámara también propone que los solicitantes de asilo reciban asistencia legal gratuita si lo desean y pide que se designe a tutores legales que ayuden y protejan a los menores no acompañados. El pleno del Parlamento deja claro que el acceso a la educación debería garantizarse en un plazo máximo de tres meses. Además, las víctimas de mutilación genital femenina tendrían que incluirse en la definición de personas con necesidades especiales.

REGLAMENTO DE DUBLÍN

Por lo que se refiere al reglamento de Dublín, la reforma vela por que los solicitantes de asilo no sean enviados a Estados miembros que no puedan ofrecerles un nivel de protección adecuado y por garantizar que el derecho de recurso sea efectivo. Asimismo, la propuesta incluye medidas para evitar que los sistemas de asilo de los Estados miembros se vean sobrecargados y facilita el derecho a apelación y a la reunificación familiar.

El informe de la Eurocámara respalda estos principios, pero propone reforzar la solidaridad entre los países de la UE, mediante la formación de equipos de expertos nacionales para ayudar a los Estados que se enfrentan a un gran número de solicitudes, permitiendo además la suspensión voluntaria de los traslados de solicitantes a estos países.

El texto también sugiere la creación de un sistema de redistribución de los beneficiarios de la protección internacional desde los Estados miembros que se enfrentan a presiones específicas y desproporcionadas a otros Estados miembros, al tiempo que se garantiza que esta reasignación respeta normas no discriminatorias, transparentes e inequívocas.

Finalmente, la tercera propuesta establece normas para garantizar una transmisión rápida de huellas dactilares a la unidad central de Eurodac, operativa desde 2003. La Comisión también propone normas técnicas para garantizar que los Estados destruyen los datos que no son necesarios y reforzar la protección de datos. El Parlamento apoya estos objetivos y sugiere algunas mejoras técnicas.