El presidente de Cruz Roja en Las Palmas atribuye la caída en la llegada de inmigrantes a la crisis y al mayor control

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 18 (EUROPA PRESS)

El presidente de Cruz Roja en Las Palmas, Juan Lorenzo Campos, atribuyó hoy la caída en la llegada de inmigrantes a bordo de cayucos o pateras desde África hasta Canarias a la crisis y al mayor control en las costas del archipiélago.

Así lo manifestó Campos en rueda de prensa en Las Palmas de Gran Canaria tras firmar un convenio de colaboración con Caja de Ahorros del Mediterráneo en Canarias para la integración social y asesoramiento a todas aquellas personas inmigrantes, que necesiten información y asesoramiento jurídico en materia de extranjería.

El presidente de Cruz Roja expresó igualmente su "sensación de alegría" ante el dato de que el pasado abril fue el primer mes desde 1999 sin inmigrantes a bordo de embarcaciones procedentes del continente africano.

"Nos alegramos de que no tengan que usar ese medio para salir a buscar alimentos. Cuando alguien se arriesga eso es porque lo pasan muy mal; hay personas que caminan, hacen autostop y tardan entre seis meses y un año en llegar al sitio de la zona más limítrofe a Canarias. Es un tema serio y todos nos alegramos de que no sea así por las consecuencias que trae", apostilló, al tiempo que incidió en aquellas personas que "dejan su vida en el mar". "A veces no sabemos los que no llegan", aseveró.

En su opinión, "es posible que haya influido la crisis y la gente pensará: "a dónde voy si allí están igual". "Afortunadamente no es igual y nosotros seguimos comiendo tres veces al día", añadió.

Asimismo, Campos se refirió al "mayor control" en la lucha contra la inmigración irregular en el litoral.

NO BAJAR LA GUARDIA

No obstante, advirtió de que "no hay que bajar la guardia". "Estamos todos pensando en que en cualquier momento puede aparecer y las instrucciones desde Madrid son seguir con todos los puntos estratégicos colocados", explicó.

No en vano, hizo especial hincapié en que "las previsiones eran malas hace unos meses". "Se decía que podía haber incluso una mayor afluencia pero de momento no ha sido así", subrayó.