Gobierno murciano reprocha al Ministerio que "no haya contado con las CC.AA para elaborar la nueva Ley de Extranjería"

MURCIA, 10 (EUROPA PRESS) El consejero de Política Social, Mujer e Inmigración del Ejecutivo murciano, Joaquín Bascuñana, expresó hoy su malestar al ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, por "no haber contado con las comunidades para la elaboración de la nueva Ley de Extranjería". En este sentido, Bascuñana, que asistió a la II Conferencia Sectorial de la Inmigración, explicó que "se nos ha informado sobre la Ley, cuando la Ley ya está hecha, sin que hayamos podido presentar aportaciones y sugerencias durante su elaboración". Al mismo tiempo, sostuvo que "se trata de la misma Ley que ya estaba vigente y en la que sólo se aprecian cambios de forma, pero no de fondo". En cuanto al contenido de la norma, el consejero apuntó que "el Gobierno de la Nación lo único que hace es quitarse responsabilidades de encima en materias como trabajo o vivienda entre otras, y derivarlas a las comunidades autónomas evitando así cualquier coste político". Consciente de que el debate de la nueva Ley deberá llevarse a cabo en el Congreso, el político murciano recalcó que "hemos querido expresar nuestro malestar, porque en la elaboración de una norma tan importante para las comunidades se debería haber contado con nosotros". Ante esta situación, indicó que "nos hemos comprometido a hacer nuestras aportaciones, a través del grupo parlamentario, principalmente en asuntos como la regulación legal de los menores que llegan a las costas y la reagrupación familiar". Por otra parte, el segundo punto analizado en la II Conferencia Sectorial de la Inmigración fue el relativo al reparto de fondos a las comunidades para la acogida e integración de la población inmigrante, según informó el Gobierno murciano en un comunicado. Al respecto, el consejero de la Región de Murcia reiteró la postura de la Comunidad sobre este asunto, señalando que Murcia "ha vuelto a demostrar que es una Comunidad solidaria", tras lo que añadió que el Ministerio "ha trabajado bien en el establecimiento de los criterios de reparto, pero no compartimos que no se haya tenido en cuenta el aumento de la población inmigrante en las comunidades". Si bien la cantidad de dinero a repartir entre todas las autonomías es de 200 millones de euros, "esta cifra es similar a la del año pasado y no se ha tenido en cuenta que la población inmigrante ha crecido en 500.000 personas, y a ellas hay que prestarles atención y cubrir sus necesidades", incidió el consejero, quien tildó de "ilógico" que ante este crecimiento, la partida "se mantenga congelada".