CRISIS EN EL PSOE Consulta la lista de los 17 miembros que han renunciado para forzar la salida de Sánchez

Granada.- Granada Acoge cifra en 13.700 los inmigrantes que podrían ser repatriados tras perder su empleo por la crisis

Se duplica en cuatro años el número de casos de maltrato doméstico entre la población extranjera GRANADA, 19 (EUROPA PRESS) La asociación Granada Acoge advirtió hoy de que un total de 13.732 inmigrantes, con permiso de residencia temporal, se encuentran en peligro de sufrir una repatriación tras la pérdida de su empleo, provocada por la actual coyuntura económica, con consecuencias más severas entre este colectivo, que vive la crisis con "gran inquietud". Así lo señaló hoy en rueda de prensa su presidenta, Sylvia Koniecki, que presentó la Memoria 2008 de la asociación, en la que además se incide en que está empezando a complicarse la regularización por arraigo social de las personas indocumentadas, con mayores obstáculos para conseguir un trabajo a tiempo completo y con vigencia de un año. Asimismo, la asociación ve preocupante el que desde 2004 a 2008 se hayan duplicado el número de casos de maltrato doméstico entre la población extranjera, pasando de un 22,9 por ciento a un 44 por ciento en el pasado año. Este aumento, según explicó la abogada Pilar Rondón, podría deberse a que las mujeres procedentes de otros países se contagian de los "espacios de libertad" de las autóctonas, algo que "puede chocar" a sus parejas. También, a causa de la actual coyuntura económica, muchas mujeres se convierten en cabezas de familia al perder sus empleos los hombres, "que no asumen fácilmente que tienen que llevar la casa y los niños", lo que puede derivar en situaciones de maltrato. Las mujeres tienen sin embargo "mucho miedo" a denunciar por si son expulsadas, porque muchas de ellas dependen del permiso de residencia de su maltratador. En ese sentido, Granada Acoge consideró "insuficiente" el Plan de Atención y Prevención de la Violencia de Género entre la Población Inmigrante, en el que se contempla la posibilidad de ofrecer permiso de trabajo a las extranjeras víctimas de violencia machista, "porque no se retira la orden 14/2005, que establece la apertura de un expediente de expulsión para aquellas inmigrantes irregulares que no obtienen una orden de protección ni una sentencia condenatoria para el agresor". Otro de los problemas con los que se enfrenta la población inmigrante es la dificultad con la que se encuentran para acceder a una vivienda, puesto que es necesario tener el permiso de residencia legal incluso para acceder a las ayudas de alquiler o de compra que ofrece la administración y toda la documentación en regla para la firma de un contrato de alquiler. PROPUESTAS DE LA ASOCIACIÓN Granada Acoge instó al Gobierno a flexibilizar los requisitos para la renovación del permiso de residencia, ya que los que rigen en la actualidad --haber cotizado un mínimo de seis meses en el último año y tener contrato en vigor por tiempo completo y por un año-- son "sumamente difíciles de adquirir en el actual contexto de crisis económica". Lo mismo ocurre con la obtención de regularización por arraigo social, por lo que para éste y para el caso anterior la asociación propone que se acepten contratos con una vigencia de seis meses o bien contratos a tiempo parcial, para evitar precisamente la repatriación. En cuanto a las mujeres indocumentadas víctimas de violencia de género, pidió que se garantice que no se les abrirá un procedimiento de expulsión tras haber denunciado a su agresor, y que se les otorgue la autorización de residencia y trabajo sin necesidad de presentar un contrato. La asociación insistió además en que no sea necesario tener una autorización de trabajo y de residencia renovada para iniciar el proceso de reagrupación familiar, que se pueda iniciar el trámite una vez conseguida la situación regular en España, y que se fije un criterio objetivo referente a los medios económicos. PERFIL DEL USUARIO DE GRANADA ACOGE En 2008, según la memoria, las personas atendidas por Granada Acoge fueron 2.934, lo que supone un incremento de 158 usuarios con respecto al año anterior, la mayoría mujeres --59 por ciento-- y de procedencia latinoamericana --59 por ciento, con bolivianos a la cabeza--, seguida de la africana --un 30 por ciento del total, la mayoría marroquíes--. Las personas procedentes de Europa del Este representan el 9 por ciento, mientras que los asiáticos sólo suman el 3 por ciento de los usuarios. La situación documental de las personas atendidas sigue siendo similar a la detectada en años anteriores, con un ligero aumento sin embargo de los indocumentados --un 64 por ciento--, frente a los que tienen toda su documentación en regla --un 36 por ciento--. La mayor parte de los usuarios reside en Granada capital, sobre todo en el Zaidín, seguido de la zona norte, centro, Chana y Camino de Ronda. Con respecto al tiempo de estancia en España, el 42 por ciento de los atendidos lleva menos de dos años en el país, el 37 por ciento entre dos y cinco años y el 21 por ciento más de cinco años, cifra preocupante esta última para Granada Acoge porque demuestra que su nivel de autonomía, a pesar del tiempo transcurrido, es aún "muy escaso".