Jesuítas piden a la UE que respete los derechos humanos en los países de tránsito de inmigrantes como en su territorio

MADRID, 6 (EUROPA PRESS)

El Servicio Jesuíta a Migrantes de España (SJM-E) ha editado un documento que bajo el título 'Control democrático para la gestión de la frontera sur', pretende sensibilizar a los candidatos al Parlamento Europeo para que la UE respete los derechos humanos y las garantías jurídicas en los países de tránsito de la inmigración irregular igual que hace con sus ciudadanos dentro de su territorio.

En rueda de prensa, el coordinador del SJM-E, Josep Buades, explicó que la lucha contra la inmigración irregular ya no se libra en Canarias o Algeciras, sino en Marruecos, Malí o Mauritania, países en los que Estados europeos como España, han delegado el control de las salidas y que, por tanto, se han convertido en la "auténtica Frontera Sur" del continente.

Así, según apuntó la coordinadora del documento, Cristina Manzaneda, "España ha conseguido, bajo el bonito nombre de corresponsabilidad, pedir cuando no presionar, a los Estados africanos para que sean ellos quienes realicen el ingrato trabajo del control de la inmigración destinando cuantiosos recursos económicos".

Esta "externalización" del control de las fronteras hace que la situación en que quedan los migrantes que son repatriados o interceptados en alta mar y devueltos al punto de partida "estén en una situación invisible para la sociedad española", que según Manzaneda, no es del todo consciente de lo que está pasando en el Norte de África.

Según afirmó, "las expulsiones desde España no implican el retorno al país de origen" ya que son muchos los migrantes que permanecen largos periodos "en tierra de nadie" en espera de "una nueva oportunidad de volver a saltar a Europa", por lo que "el discurso político" sobre la lucha contra la inmigración ilegal "difiere mucho de la práctica".

El documento analiza asimismo los otros tres pilares de la gestión de migraciones en la Unión Europea: las vías para la inmigración legal, la integración y la cooperación con los países de origen. Sobre el primer asunto, Manzaneda criticó que los cauces para entrar legalmente en el continente "son estrechísimos" y, en cuanto a la integración, aseguró que "es incongruente y carece de toda credibilidad".

Respecto a la cooperación con el origen, se refirió especialmente al Plan África del Gobierno de España y afirmó que "en la práctica facorece a los países con los que se llega a otros acuerdos en temas de inmigración", de forma que no se trata de una cooperación al desarrollo "real".

"La UE se define como espacio de libertad, seguridad y justicia, pero en nuestra opinión no lo es, porque estamos generando dentro y fuera algo que parecía ya superado: la creación de ciudadanos de primera y de segunda clase (...) Se vulneran los derechos humanos y se agravan las injusticias", aseguró.

La organización ha enviado copias de este documento a los eurodiputados que han participado en la última legislatura y han solicitado y mantenido reuniones con algunos de quienes se postulan a ocupar un sitio en el Parlamento Europeo tras las elecciones, que se celebrarán el próximo 7 de junio. En paralelo, promoverán actos en distintas comunidades autónomas para sensibilizar a la población.