Madrid, Cataluña y Comunitat Valenciana son las autonomías más inseguras según los españoles

  • Madrid, 1 abr (EFE).- Madrid, Cataluña y la Comunitat Valenciana son las Comunidades Autónomas percibidas como más inseguras por los españoles, según un estudio de la compañía de seguridad ADT, datos que contrastan con los oficiales, que sitúan a Baleares como la que tiene una tasa de delincuencia más alta.

Madrid, Cataluña y Comunitat Valenciana son las autonomías más inseguras según los españoles

Madrid, Cataluña y Comunitat Valenciana son las autonomías más inseguras según los españoles

Madrid, 1 abr (EFE).- Madrid, Cataluña y la Comunitat Valenciana son las Comunidades Autónomas percibidas como más inseguras por los españoles, según un estudio de la compañía de seguridad ADT, datos que contrastan con los oficiales, que sitúan a Baleares como la que tiene una tasa de delincuencia más alta.

El 67,3 por ciento de los encuestados, considera que Madrid es la Comunidad Autónoma más insegura, seguida de Cataluña y la Comunitat Valenciana, con el 43,7 por ciento y el 25,2 por ciento, respectivamente.

Sin embargo, esta percepción no coincide con los datos oficiales, que sitúa a Madrid en la cuarta posición según el número de delitos por cada mil habitantes, con 28,53, por debajo de Cataluña, donde según las cifras del Ministerio del Interior citadas por ADT se registran 33,7 delitos, y de la Comunitat Valenciana, donde la cifra asciende a 32,4.

Según la profesora del Centro Universitario Villanueva Sonia Carcelén, que ha colaborado en este estudio, que los ciudadanos perciban a Madrid y a Cataluña como las Comunidades más inseguras puede deberse a que son las regiones de las que más información se da y "generalmente las noticias son malas".

La diferencia entre percepción y realidad es especialmente llamativa en Baleares, que con 43,27 delitos por cada 1.000 habitantes, es la Comunidad con mayor tasa de delincuencia, mientras que los encuestados la sitúan como la más segura.

Asimismo, las conclusiones del estudio "Comportamiento Antisocial y Percepción y Realidad de la Inseguridad en España", que tomó como referencia las siete Comunidades que según los datos del Ministerio del Interior superaban los 20 delitos por cada 1000 habitantes, revelan que son los propios habitantes de cada Comunidad los que ven su región como una de las inseguras con respecto al resto.

Es el caso de Murcia, que es percibida como insegura por el 19,3 por ciento de los murcianos, y, sin embargo, sólo por el 6,4 por ciento de los españoles.

"Puede deberse a que los ciudadanos han sido víctimas de un atraco en su Comunidad y no en otra", ha explicado hoy Carcelén.

En otros casos depende del tamaño de la población, ya que según el estudio la percepción de inseguridad es mayor cuanto más grande es la ciudad.

La crisis también influye: el 78 por ciento de los encuestados cree que los delitos han aumentado por la mala coyuntura económica y la mayoría, el 60 por ciento, lo achaca al incremento del paro.

El estudio también analiza la evolución del comportamiento antisocial y recoge que ocho de cada diez ciudadanos cree que ha aumentado en los últimos años, siendo el vandalismo el problema que más preocupa (73,3 por ciento de los encuestados).

Le siguen los pequeños hurtos (64,2 por ciento) y las actitudes de falta de respeto (57 por ciento), mientras que disminuye la preocupación de los españoles por el "botellón", ya que sólo el 20 por ciento de los consultados lo señalan como un problema frente al 37 por ciento que lo hizo en 2006.

Mientras que son las personas de mayor edad las que prestan especial atención a problemas como éste y a la suciedad en la calle, a los jóvenes les preocupa especialmente las actitudes intimidatorias como el "bullying" (acoso escolar) o las peleas, según Carcelén porque "son los que más los sufren".

El 78 por ciento de los encuestados asocia este comportamiento antisocial con la juventud y nueve de cada diez creen que son los padres los que deberían controlar esta clase de actitudes, aunque a la hora de elegir las posibles soluciones la mayoría piensa en mejorar la calidad de la educación que se recibe en colegios e institutos, no en las familias.

Le siguen como alternativas mejorar las condiciones económicas o endurecer las penas para los delincuentes.