Piden baja deshonrosa militar para ex jefe de policía paraguayo

  • Asunción, 9 mar (EFE).- El activista de los derechos humanos Martín Almada solicitó hoy al presidente paraguayo, Fernando Lugo, la baja deshonrosa del general retirado Ramón Duarte Vera, jefe de policía durante la pasada dictadura.

Piden baja deshonrosa militar para ex jefe de policía paraguayo

Piden baja deshonrosa militar para ex jefe de policía paraguayo

Asunción, 9 mar (EFE).- El activista de los derechos humanos Martín Almada solicitó hoy al presidente paraguayo, Fernando Lugo, la baja deshonrosa del general retirado Ramón Duarte Vera, jefe de policía durante la pasada dictadura.

Duarte Vera, de más de 80 años, fue favorecido el 25 de febrero pasado con la reducción a la mitad de una condena de ocho años de prisión impuesta en su contra en 2004 por violación de los derechos humanos, pero sigue privado de la libertad en el Hospital Militar por otra condena.

En una nota dirigida a Lugo en su carácter de comandante en jefe, Almada señala que el estatuto del personal militar prevé la baja deshonrosa y la privación de otros beneficios en casos de condenas por más de tres años de cárcel.

Almada, miembro de la Asociación Americana de Juristas y Premio Nobel Alternativo de la Paz en 2002, recordó en la misiva que el fallo de los jueces de segunda instancia Delio Vera, Anselmo Aveiro y Gustavo Ocampos fue repudiado de forma unánime durante una audiencia pública realizada el 6 de marzo pasado.

El tribunal de apelación modificó la sentencia dictada el 23 de agosto de 2004 contra Duarte Vera por las torturas a las que fue sometido en su lugar de reclusión el militante comunista Mario Halley Barrios.

El nuevo dictamen calificó ese hecho como de "lesión corporal y abuso de autoridad", pero también destacó que "no se demostró que el condenado haya participado directamente en las sesiones de tortura".

"La condena a ocho años de Duarte Vera fue dictada por grave violación de los derechos humanos", añade la nota, al recordar que el jefe de policía del dictador Alfredo Stroessner entre 1956 y 1966 "tiene otra condena en firme por los mismos delitos".

Añade que durante la actuación de Duarte Vera "se produjeron las represiones más salvajes (...), la aplicación sistemática de nuevos métodos de tortura, ejecuciones extrajudiciales y desapariciones forzadas de personas".

Duarte Vera también fue embajador en Bolivia, en 1979.