Un total de 140 familias de la Comunitat Valenciana acogerán en verano a niños de Chernobil

VALENCIA, 19 (EUROPA PRESS)

Un total de 140 familias de la Comunitat Valenciana acogerán durante las vacaciones de verano a 153 niños, de entre 5 y 17 años, originarios de la región ucraniana de Chernobil. Algunos de estos menores provienen de familias con escasos recursos económicos o desestructuradas, mientras que otros pertenecen a las zonas afectadas por la explosión de la central nuclear, en su mayoría a la región de Kiev, según informaron fuentes de la Generalitat en un comunicado.

Está previsto que los niños lleguen a la Comunitat el próximo 17 de junio y permanezcan en los hogares valencianos hasta el mes de agosto. A lo largo de su estancia, los menores participarán en actividades lúdicas y deportivas organizadas por el Consell, con el objetivo de relacionarse con niños de otras nacionalidades que conviven en la Comunitat.

Los menores de este programa son elegidos por un equipo que viaja a Ucrania anualmente y sopesa la situación sanitaria y socioeconómica de cada uno. A la hora de seleccionar a las familias de acogida, se tienen en cuenta criterios como disponer de tiempo para dedicarles la atención necesaria, y a ser posible, contar con algún hijo en el hogar.

Desde la puesta en marcha de esta iniciativa, hace más de una década, cerca de 3.000 niños y niñas ucranianos han sido acogidos por 800 familias valencianas. El programa, que está organizado por la fundación 'Juntos por la vida', en colaboración con la Conselleria de Inmigración y Ciudadanía, ha experimento un incremento en el número de familias que se ha presentado este año.

El conseller de Inmigración y Ciudadanía, Rafael Blasco, expresó su reconocimiento a la labor que desarrollan todas las familias que participan en la acogida, una actitud que, en su opinión, "pone de manifiesto el carácter profundamente solidario de la sociedad valenciana". Según indicó, el programa resulta "altamente beneficioso para los niños que todavía padecen alguna secuela de la radiación, y a los que se les aconseja pasar períodos de descanso lejos de la zona contaminada", explicó.

Blasco recordó que estos niños "sufren todavía las consecuencias de la terrible catástrofe nuclear acaecida hace 20 años en Chernobil". Por esta razón, aseguró que la mejor manera de ayudarles es "con afecto", ya que, según el conseller, los menores ucranianos son "la esperanza de una zona contaminada, afectada, y en definitiva desilusionada".

Finalmente, anunció que la Generalitat está organizando unas jornadas para el verano "con el objetivo de convivir y disfrutar una vez más la experiencia de acoger a estos niños". En este sentido, precisó que, a través de diferentes programas, se están desarrollando una serie de acciones "para sensibilizar a los ciudadanos en esta realidad que sufren las personas más vulnerables, los niños, en su país de origen".