EEUU propone a Cuba reanudar las discusiones sobre inmigración

Por Susan Cornwell y Arshad Mohammed

WASHINGTON (Reuters) - El Departamento de Estado de Estados Unidos anunció el viernes que había ofrecido a Cuba reanudar las conversaciones sobre inmigración, en una nueva señal de los esfuerzos del presidente Barack Obama por mejorar las relaciones con el Gobierno comunista de la isla.

Las negociaciones, celebradas por última vez en 2003 y suspendidas por Washington en 2004, abordan un acuerdo de mediados de la década de 1990 que buscaba evitar un éxodo de refugiados cubanos a Estados Unidos, como el del puerto de Mariel en 1980 y una serie de huidas en balsas en 1994.

"Hemos ofrecido reanudar las conversaciones", dijo la portavoz del Departamento de Estado Heide Bronke, quien agregó que la oferta fue hecha durante una reunión de diplomáticos de Estados Unidos con sus homólogos cubanos en Washington a las 16.30 hora local (2030 GMT) del viernes.

Tal como se esperaba, el último ofrecimiento del Gobierno de Obama hacia Cuba provocó diversas reacciones entre la comunidad cubano-estadounidense, con algunos describiéndolo como una concesión unilateral hacia un régimen dictatorial y otros elogiándolo como un paso para mejorar lazos.

El 13 de abril, Obama decidió aliviar las restricciones de viajes de familiares a Cuba y permitió a la compañías de telecomunicaciones estadounidenses operar en la isla, en una señal que según algunos analistas podría marcar el comienzo del fin de un embargo de casi 50 años sobre el país caribeño.

Los analistas interpretaron la última medida como un nuevo gesto que refleja el deseo de Obama de acercarse a Cuba, tal como lo ha hecho con otras naciones como Irán y Siria, con las que Estados Unidos ha mantenido por décadas tensas relaciones.

"Creo que este es uno de los lugares más lógicos para que Estados Unidos y Cuba inicien una nueva relación", dijo Lilia López, analista de la Oficina en Washington sobre América Latina.

"Es un paso inicial muy positivo. Es consistente con el tono que hemos estado viendo del Gobierno de Obama hasta el momento, así como de Cuba bajo (el presidente) Raúl Castro. Hemos visto una nueva disposición de acercamiento en los dos bandos", afirmó.

ÉXODO DE REFUGIADOS

Raúl Castro asumió la presidencia cubana cuando su hermano, Fidel Castro, se retiró del poder debido a razones de salud en 2006.

López dijo que las negociaciones beneficiaban a Estados Unidos porque reducían las posibilidades de un éxodo masivo de cubanos como los ocurridos en 1980 y 1994.

El acuerdo de inmigración de 1995 buscó poner un término definitivo a este tipo de inmigración masiva cruzando el mar que separa la isla de la península de Florida.

Estableció la repatriación a Cuba por parte de las autoridades estadounidenses de inmigrantes de la isla interceptados en el mar, y La Habana también se comprometió a detener la actividad ilegal.

En el mismo acuerdo, Estados Unidos aceptó fomentar la inmigración legal entregando al menos 20.000 visas estadounidenses a cubanos cada año.

El Gobierno de George W. Bush suspendió las conversaciones en enero de 2004 argumentando que Cuba había rechazado discutir temas clave como conceder permisos de salida a todos los cubanos que recibieran visas para ingresar a Estados Unidos.

Las últimas conversaciones de este tipo se realizaron en 2003.

Bronkel, portavoz del Departamento de Estado, dijo que no sabía si el Gobierno cubano había respondido positivamente al ofrecimiento estadounidense.

(Información adicional de Pascal Fletcher en Miami. Traducido por la Mesa de Santiago de Chile; Edición de Emma Pinedo; Reuters Messaging: emma.pinedo.reuters.com@thomsonreuters.net + 34 915858341; emma.pinedo@thomsonreuters.com))