El 42% de los inmigrantes residentes en Navarra manifiesta haber sido objeto de discriminación, según una encuesta

PAMPLONA, 8 (EUROPA PRESS)

Un 42 por ciento de la población inmigrante residente en Navarra manifiesta haber sido objeto de discriminación, según recoge la encuesta a la población inmigrante 2008, cuya realización fue encargada por el Gobierno foral a la Universidad Pública de Navarra y a CCOO.

El estudio refleja, asimismo, que casi la mitad de las personas encuestadas considera que la discriminación ha disminuido en los últimos cinco años, según informó el Ejecutivo foral.

El ámbito en el que una mayor proporción de inmigrantes dice sentirse discriminado es el laboral (30,6%), seguido de "la calle" (21,3%), la vivienda (18,6%) y los locales públicos y comercios (18,3%).

Este porcentaje desciende al 16,6 por ciento al ser preguntados por la escuela, al 15,5 por ciento por su trato con la policía o funcionarios, al 11,8 por ciento por su relación con los vecinos y al 6,4 por ciento por el ámbito de la sanidad pública, que es con diferencia el medio en el que una menor proporción de inmigrantes manifiesta haber sido discriminado.

Según recoge la encuesta, estos datos sugieren que "los procesos de discriminación pueden producirse más fácilmente en el seno de la sociedad civil (en el trabajo, en la calle, en la vivienda), que en contextos mediados por instituciones públicas (sanidad, policía-funcionarios, escuelas), donde parece aplicarse un tratamiento más igualitario, propio de su regulación normativa".

Señala, asimismo, que puede haber una mayor tendencia a que se produzca en relaciones anónimas (en la calle) que en las relaciones más cercanas (en el vecindario).

Atendiendo a la procedencia de las personas inmigrantes, el informe indica que con carácter general son los africanos, con un 50,9 por ciento, los que se muestran más discriminados, especialmente, los llegados del Magreb, donde la proporción llega hasta el 51,1 por ciento. Sólo en el caso de los temas relacionados con la vivienda y la convivencia con los vecinos, son superados los africanos por los procedentes de América Latina (50,3%).

En el otro extremo se situaría el colectivo de personas llegadas de Europa del Este que, según recoge la encuesta, son los que se sienten menos discriminados con un 31,8 por ciento.

Con respecto a la evolución de los últimos años, el 45,3 por ciento de los encuestados considera que la discriminación ha disminuido desde la anterior encuesta a la población inmigrante, que se realizó en 2003. El 45,8 por ciento cree que se mantiene en los mismos valores, el 2 por ciento que no existe y el 7 por ciento que ha aumentado.