El Ayuntamiento inaugura un proyecto de cooperación al desarrollo que beneficiará a zonas marginales de Tetuán

MÁLAGA, 12 (EUROPA PRESS)

El concejal de Participación Ciudadana, Inmigración y Cooperación al Desarrollo, Julio Andrade, inauguró ayer en Tetuán un proyecto de desarrollo que beneficiará a habitantes de una zona marginal del norte de Marruecos y que se ejecutará durante 16 meses.

Este proyecto, denominado 'Un futuro con esperanza', se desarrolla en Martil, provincia de Tetuán, y consiste en la apertura de un nuevo centro de formación para los habitantes de la zona marginal de Diza, que permitirá dar clases de alfabetización a más de 15 mujeres, de apoyo escolar y de idiomas a una treintena de niños y adolescentes, talleres de costura para mujeres, iniciación a la informática para más de 60 personas y campañas de sensibilización en salud y medio ambiente que beneficiarán a más de 2.000 habitantes de este barrio y que permitirá que al menos un centenar de ellos participen de forma activa en las tareas de limpieza y de sensibilización.

Gracias a este proyecto la sede de la asociación podrá ser un espacio abierto para que asociaciones de Martil puedan solicitar información, reunirse o realizar algunas de sus actividades, además de un espacio para organizar otro tipo de eventos para los habitantes de la zona.

Cuenta con un presupuesto total de 30.000 euros, de los que el Ayuntamiento de Málaga financia 14.500 euros, y pretende ofrecer a la población de Diza de servicios educativos y sociales básicos para mejorar la precaria situación en la que viven sus más de 14.000 habitantes.

BARRIO MARGINAL

El proyecto se ejecuta en Diza, un barrio costero marginal situado a 11 kilómetros de Tetuán, en el norte de Marruecos, y a 500 metros de Martil. En la época del protectorado español, Diza era un bello parque natural de unas 50 hectáreas, protegido con árboles y el valle del río que une la zona con el Mar Mediterráneo.

Dicho barrio está situado en una zona inundable y se le considera una especie de península al estar rodeado de agua por tres partes, y sólo tiene una salida por tierra que le une con Martil.

A partir de los años 80 se empobreció la zona, lo que provocó una avalancha de la emigración interna del campo a la ciudad. Así, los habitantes de Tetuán comenzaron a habitar el barrio, respetando sus características como zona de pesca tradicional y parque natural de pájaros migrantes. Sin embargo, desde los 90 Diza se convirtió en una barriada periférica que recibe a numerosas familias pobres de todos los rincones de Marruecos que lo eligen por el bajo coste del alojamiento.

En este proyecto está implicada además de la Asociación Marroquí para la Integración de los Inmigrantes, que presenta el proyecto; la Asociación Diza para la buena vecindad y el Desarrollo, el Ayuntamiento de Martil y la Universidad de Tetuán.

Los servicios ofrecidos se han fijado después del proceso de entrevistas a más de 40 familias de la población local realizado por la asociación entre agosto y diciembre de 2007.