El presidente de Sri Lanka se niega a declarar un alto el fuego y dice que Occidente no debe darle lecciones

MADRID, 30 (EUROPA PRESS)

El presidente de Sri Lanka, Mahinda Rajapaksa, volvió a rechazar hoy la declaración de un alto el fuego en el conflicto con los Tigres de Liberación de la Tierra Tamil (LTTE) en el norte de la isla y señaló que Occidente no debe darle lecciones al respecto. "No tenemos planes de mantener un alto el fuego con los Tigres (Tamiles), pero disponen de algo de tiempo para dejar las armas y rendirse a pesar de que nuestra operación militar está en su fase final", dijo el mandatario ceilandés.

Rajapaksa hizo estas declaraciones tras recibir ayer a los ministros de Asuntos Exteriores de Reino Unido, David Miliband, y Francia, Bernard Kouchner, quienes pidieron a Colombo que concediera una tregua a los Tigres Tamiles.

"Aquellos que vienen a sermonearnos han visto cómo se bombardea Afganistán. Debe aclararse que antes de acusar a otros, debes tener la seguridad de saber lo que has hecho tú", manifestó Rajapaksa, que aseguró que su deber es proteger a la población de Sri Lanka.

A su vez, el jefe de Estado ceilandés aseguró que su país está cumpliendo su promesa de no utilizar armamento pesado en el enfrentamiento con el LTTE, pero los rebeldes sostienen que las fuerzas gubernamentales siguen utilizando fuego de artillería y perpetrando ataques aéreos. "Estos enviados extranjeros están dispuestos a creerse la propaganda de una organización terrorista", criticó Rajapaksa en clara referencia a los jefes de la Diplomacia francesa e inglesa.

Por su parte, el sitio de Internet pro rebelde TamilNet estimó que los enviados de Reino Unido y Francia han fracasado y reveló que los Tigres Tamiles esperan que se produzca pronto la peor "masacre". Un representante del LTTE dijo a la BBC que los rebeldes no se rendirán mientras no se les garanticen sus "derechos legítimos".

David Miliband reiteró hoy en la Cámara de los Comunes británica su propuesta de alto el fuego en Sri Lanka y manifestó que Colombo debe "conceder acceso sin restricciones a la ONU y otras agencias humanitarias" con el fin de atender a las decenas de miles de civiles atrapados en la zona de combates.