Gobierno canario "toma nota" de una denuncia de un ex trabajador de un centro de menores de Tenerife aunque no le consta

El portavoz regional insiste en que el Ejecutivo no quiere "quitarse de encima" las competencias de menores inmigrantes LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 9 (EUROPA PRESS) El portavoz del Gobierno de Canarias, Martín Marrero, aseguró hoy que el Ejecutivo regional "toma nota" de la denuncia de un ex trabajador del centro de menores de Tacoronte (Tenerife), que gestiona la Fundación O'Belén, sobre el trato a los internos, aunque el Gobierno autónomo no tiene constancia de dicha denuncia. En declaraciones a la Cadena Ser y recogidas por Europa Press, el también viceconsejero regional de Comunicación incidió en que el Ejecutivo regional pretende que "los niños que se encuentren en centros de internamiento estén en las mejores condiciones posibles". Recordó que ha habido una denuncia de ámbito nacional, respaldada por el Defensor del Pueblo, y manifestó que en las islas la Consejería de Bienestar Social "no tiene constancia de que lo que ha ocurrido en la Península se esté dando en Canarias". No obstante, respecto a la denuncia de un trabajador social en Tacoronte, dijo que el Gobierno regional "toma nota y se intentará averiguar" lo ocurrido. Si bien Marrero eludió hablar de "investigación" al considerar que "la obligación de la administración pública es averiguar por que los ciudadanos que estén bajo su tutela reciban el trato adecuado, en este caso menores". "No se tiene constancia de ningún tipo de irregularidades en el trato a menores en los centros abiertos en Canarias", añadió el periodista, que hizo especial hincapié en "el agravante de que las islas han acogido a unos 1.400 menores inmigrantes no acompañados, con lo que ello conlleva en cuanto que la capacidad ideal para atender a menores inmigrantes es de 300". APELA A LA "SOLIDARIDAD" DEL GOBIERNO REGIONAL En este sentido, comentó que se trata de "una multiplicación exponencial y esto dificulta muchísimo la atención a los menores". De ahí la comunicación del Parlamento de Canarias para que con la reforma de la Ley de Extranjería el Estado asuma la tutela de los menores inmigrantes extranjeros no acompañados. Marrero reiteró que mediante esta iniciativa el Gobierno canario "no quiere quitarse competencias de encima" en el fenómeno de los menores inmigrantes, sino que se aplique un principio de "solidaridad" de las comunidades autónomas con su derivación a la Península siendo la tutela del Estado para que "eso sea efectivo". "Si eso no se coordina la situación puede ser desbordante", advirtió Marrero, que confía en que las palabras del ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, que coinciden "plenamente" con el Gobierno regional, "pasen a los hechos en el trámite legislativo de la nueva ley de inmigración".