Italia pide a la UE una cumbre sobre inmigración tras la polémica por el rechazo de 500 'sin papeles'

ROMA, 12 (De la corresponsal de EUROPA PRESS, Gloria Moreno)

El ministro de Exteriores italiano, Franco Frattini, pidió hoy a la Unión Europea que convoque una cumbre especial sobre inmigración, según declaró en una entrevista publicada por el diario italiano 'Corriere della Sera'.

Frattini se quejó de que si bien "la Unión ha decidido que la inmigración ilegal es un problema europeo", luego la realidad es que "deja solos y en primera línea a italianos, malteses, chipriotas, griegos y españoles".

Por esta razón, el ministro italiano consideró que el momento está "maduro" para convocar una cumbre europea sobre el tema, en la que "los jefes de Estado y de Gobierno deberán decir lo que hay que hacer cuando llegan barcazas con 500 inmigrantes a Lampedusa", señaló.

La semana pasada, el Gobierno italiano cambió su habitual modo de proceder gracias a los acuerdos alcanzados con Libia y devolvió directamente a este país a los inmigrantes irregulares que acababa de socorrer en aguas internacionales.

Según datos ofrecidos el fin de semana por el ministro de Interior del país transalpino, Roberto Maroni, en total fueron devueltos sin pasar por Italia un total de 500 inmigrantes, lo que provocó la indignación de organizaciones humanitarias, el Vaticano, el Consejo de Europa y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

El motivo de las críticas es que muchos de los inmigrantes que intentan llegar a Europa por vía marítima podrían recibir el reconocimiento de refugiados, debido a la falta de respeto de los derechos humanos que se da en sus países. Devolverles a Libia, en cambio, significa privarles de esta posibilidad.

Según datos del ACNUR, el 75 por ciento de los inmigrantes que en 2008 llegaron a Italia por vía marítima pidió asilo político, que finalmente fue concedido a la mitad de ellos, es decir a poco más del 35 por ciento del total.

Aun con todo, el primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi, aseguró anoche que Italia no ha rechazado a ninguna persona que cumpliera los requisitos para ser considerada refugiada.

Asimismo, recordó que las barcazas que parten hacia Italia son gestionadas por "organizaciones criminales", al tiempo que defendió la decisión tomada por su Gobierno, que ha aplicado los acuerdos que él mismo firmó recientemente con el líder libio Muammar Gheddafi.

Por su parte, el portavoz del comisario europeo de Justicia, Michele Cercone, señaló que el lugar más apropiado para afrontar la cuestión podría ser la reunión de ministros de Interior prevista para el próximo 5 de junio, según informan los medios italianos.