Los 25 españoles atrapados en L'Aquila son evacuados a Roma

ROMA, 6 (EUROPA PRESS/ G. Moreno)

Los 25 ciudadanos españoles que se encontraban en la zona del terremoto que esta madrugada sacudió el centro de Italia fueron trasladados esta tarde a Roma, desde donde intentarán tomar un vuelo de regreso a España.

De ellos, 23 son estudiantes universitarios del programa 'Erasmus' y dos son turistas, según informó el cónsul general de España en Nápoles, Luís Gómez de Aranda, quien se trasladó personalmente al lugar de los hechos para atender a los ciudadanos españoles.

"Estábamos durmiendo y, de pronto, el suelo empezó a temblar y todo empezó a moverse", relató a Europa Press Javi, uno de los jóvenes españoles que esta noche se vieron sorprendidos por el seísmo.

"Las cosas que estaban en las estanterías se cayeron y empezaron a aparecer grietas en las paredes", explicó el joven, que se encontraba junto a su novia y un compañero de piso en un apartamento para estudiantes de la ciudad de L'Aquila.

Rápidamente, los tres jóvenes, todos españoles, salieron del apartamento y bajaron las escaleras, que estaban parcialmente derribadas. Antes de alcanzar la calle, ayudaron a abrir la puerta a unos vecinos, que se habían quedado encerrados en su casa.

Una vez fuera, se dirigieron a una explanada e intentaron permanecer lo más lejos posible de los edificios. "Al cabo de un rato, decidimos volver para recuperar las cosas", explicó Javi, que relató cómo volvieron a subir con mucho cuidado e incluso tiraron algunas de sus pertenencias por la ventana para poder recuperarlas.

Poco después, los jóvenes llamaron al Consulado de Nápoles, que les informó sobre la organización de un autocar que les pasaría a recoger en la estación central de autobuses para evacuarles de la ciudad. Allí se encontraron con los demás grupos de estudiantes y los dos turistas que se encontraban en la zona y que también fueron contactadas por las autoridades españolas.

Como Javi, muchos estudiantes habían llegado a L'Aquila en octubre y tenían pensado quedarse hasta junio o julio, que es cuando terminaba el período de 'Erasmus'. Sin embargo, después del terremoto, ninguno de ellos contempla la posibilidad de volver a la ciudad italiana, que ha quedado en situación catastrófica.

El joven explicó que ésta no es la primera vez que los estudiantes notaban movimientos en el terreno y, de hecho, la última gran sacudida había tenido lugar el lunes pasado.