Obama asegura a los legisladores hispanos que invertirá capital político en inmigración

  • Washington, 18 mar (EFE).- El presidente de EEUU, Barack Obama, aseguró hoy a los legisladores demócratas hispanos que invertirá capital político en una reforma migratoria, cuyos "principios" serán revelados durante un foro en los próximos dos meses.

Obama asegura a los legisladores hispanos que invertirá capital político en inmigración

Obama asegura a los legisladores hispanos que invertirá capital político en inmigración

Washington, 18 mar (EFE).- El presidente de EEUU, Barack Obama, aseguró hoy a los legisladores demócratas hispanos que invertirá capital político en una reforma migratoria, cuyos "principios" serán revelados durante un foro en los próximos dos meses.

Así lo indicaron los miembros del grupo legislativo demócrata de la Cámara de Representantes tras su primer encuentro con Obama sobre el tema de la inmigración ilegal en EEUU.

En la misma reunión, que duró una hora, Obama les anunció que rumbo a la V cumbre de las Américas en Trinidad y Tobago, pasará por México para abordar con el presidente Felipe Calderón asuntos como la inmigración, el comercio y la lucha antinarcóticos, que ahora dominan la agenda bilateral.

En declaraciones a los periodistas, los legisladores expresaron confianza de que, con el respaldo de Obama, se logrará este año reactivar el diálogo sobre una reforma migratoria integral, aun frente a la oposición de muchos republicanos.

"El presidente nos dejó claro que él es un hombre de palabra...este es un asunto de seguridad nacional de seguridad económica", dijo la legisladora por Nueva York Nydia Velázquez, presidenta del llamado "Caucus Hispano".

Por su parte, el senador demócrata Bob Menéndez dijo que Obama les aseguró que invertirá parte de su capital político en el avance de una reforma que incluya fuertes medidas para la seguridad fronteriza y una vía para la legalización de los doce millones de inmigrantes indocumentados en el país.

Según Menéndez, los legisladores trabajarán con Obama en los "principios legislativos" de ese paquete de reforma, que serían presentados durante un foro público en los próximos dos meses, con la idea de reactivar el diálogo sobre el maltrecho sistema de inmigración.

"El entiende que esto es un asunto de derechos civiles", afirmó el senador de Nueva Jersey, quien reconoció que, de todas formas, la aprobación de la reforma será "una lucha".

El plan de reforma quedó sepultado tras pugnas partidistas en 2007 y, dada la crisis económica actual, muchos republicanos y grupos afines insisten en medidas policiales para estrechar el cerco a los indocumentados.

Mientras, el presidente del Grupo de Trabajo sobre Inmigración del "Caucus", Luis Gutiérrez (Illinois), dijo que la Administración Obama también sopesa medidas "administrativas" a corto plazo para responder al malestar que han suscitado las redadas entre la comunidad inmigrante.

En el año fiscal 2008, unos 350.000 extranjeros "sin papeles" fueron deportados y eso, junto a las redadas masivas en centros de trabajo han causado la repulsa de los grupos pro-inmigrantes.

Los legisladores destacaron que Obama no precisó un cronograma para anunciar un cambio en las redadas pero que la secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, "próximamente" anunciará los resultados de una extensa revisión sobre todos los componentes de las leyes migratorias.

Gutiérrez dijo que le entregaron a Obama miles de "peticiones del pueblo" recabadas en su gira nacional por la "Unidad Familiar", que comenzó el pasado día 7 y en la que recorre 20 ciudades de EEUU en busca de testimonios a favor de la reforma.

El legislador Xavier Becerra (California) observó que, además de los sistemas bancario y financiero, el de inmigración también está "roto" y Obama mantiene su compromiso por corregirlo.

El encuentro de Obama con los congresistas hispanos se produjo en víspera de la 13 conferencia legislativa de la Cámara de Comercio EEUU-México, en la que dominarán los temas de inmigración y la seguridad y prosperidad de la región fronteriza.

Obama llegará a México este 16 de abril cargado de compromisos, pero se topará con un creciente malestar de la clase política mexicana por la reducción de la ayuda de Washington a la Iniciativa Mérida para el año fiscal 2009, la demora en la entrega de equipos militares para la lucha antidrogas, y la eliminación de un programa piloto que permitía la libre circulación de camiones mexicanos en Estados Unidos.

El Gobierno de México siempre ha exigido de EEUU medidas más contundentes para atajar el consumo de drogas en este país y el contrabando de armas de alta potencia que fluyen al sur del Río Bravo y que terminan en manos de narcotraficantes. EFE