Seguidores de Mandela reciben su visita sorpresa en un mitin en Johannesburgo

  • Johannesburgo, 19 abr (EFE).- Nelson Mandela sorprendió hoy a sus seguidores al asistir al mitin final de la campaña electoral de su partido, el Congreso Nacional Africano (CNA), en Johannesburgo, donde decenas de miles de personas le manifestaron su admiración y respeto con una impresionante ovación.

Johannesburgo, 19 abr (EFE).- Nelson Mandela sorprendió hoy a sus seguidores al asistir al mitin final de la campaña electoral de su partido, el Congreso Nacional Africano (CNA), en Johannesburgo, donde decenas de miles de personas le manifestaron su admiración y respeto con una impresionante ovación.

Mandela recorrió el césped del Estadio Ellis Park, en el centro de Johannesburgo, en un pequeño vehículo eléctrico para saludar a sus incondicionales, que habían acudido a apoyar a Jacob Zuma, líder del CNA y prácticamente el próximo presidente del país tras los cuartos comicios generales, que se celebrarán el miércoles.

El que fue primer presidente negro de Sudáfrica y Premio Nobel de la Paz, que este año cumplirá 91 años, subió al estrado, en el centro del estadio, con la ayuda de Zuma y de su ex esposa Winnie Mandela, candidata nacional del partido y que conserva fuertes apoyos, pese a haber sido condenada dos veces por delitos graves.

Zuma, Mandela y la dirección del Congreso Nacional Africano, entre ellos el actual presidente del país, Kgalema Motlanthe, se acomodaron en los ostentosos sofás colocados sobre el escenario, mientras los espectadores, enloquecidos, no paraban de corear la canción "Amamos al CNA".

El acto electoral, que duró más de cuatro horas, contó con la animación de varios grupos musicales que lo transformaron en una fiesta, como es habitual en Sudáfrica.

Un pastor cristiano y un brujo africano bendijeron el acto, al partido y a los asistentes, de los que había al menos 60.000 en Ellis Park.

No obstante, los organizadores sumaron los concentrados en la zona y que no tuvieron acceso al campo y aseguraron que había en total 200.000 personas.

Junto a los militantes de a pie, que accedieron andando a la zona, cortada al tráfico, los miembros importantes del CNA, que deberán enfrentarse en la próxima legislatura a un desempleo del 24 por ciento, llegaron puntuales al estadio, en el centro de Johannesburgo, en sus vehículos de lujo, que ocuparon los aparcamiento reservados.

Los seguidores, que vestían en su gran mayoría una camiseta del partido con una gran foto de Zuma con el lema "Vota al CNA", hicieron uso de su imaginación para expresar su entusiasmo por la organización política que lideró la lucha contra el sistema segregacionista del "apartheid".

"CNA es luz", se leía sobre la pantalla de una lámpara que un espectador se había colocado a modo de sombrero.

Mientras, otros arremetían contra la nueva organización opositora que ha surgido de la escisión del partido, el Congreso del Pueblo (COPE): "COPE será enterrado el día 22", manifestaba una simpatizante.

Animados por el propio Zuma, los asistentes bailaron y cantaron, en especial el "himno""Traedme mi metralleta", que el candidato a presidente entona en público cada vez que tiene oportunidad, así como la consigna "amandla awethu", que en zulú significa "el poder para el pueblo".

A la salida, los seguidores del CNA se mostraban exultantes después de haber escuchado las peticiones y promesas de Mandela, que simboliza la lucha por la libertad, y de Zuma, quien será sin duda el próximo presidente.

"Yo soy del CNA, yo no cambio, porque ellos han hecho muchas cosas por mí. Tengo una casa y tengo dinero, ¿qué más puedo pedir?", dijo a Efe Andrew Xingwana.

"¡Zuma es nuestro jefe, es nuestro rey!", exclamó Tom Mamela.

"Creemos en él y estamos contentos de que sea un hombre en el que podemos confiar. Es un hombre honrado y un líder que puede cumplir con sus promesas", recalcó Welcome Sonjica, admirador incondicional de Zuma.

Todos parecen olvidar que, hasta hace dos semanas, Zuma estaba acusado de corrupción ante los tribunales y, aunque se ha librado de los cargos, no ha podido deshacerse de las sospechas.