Sin papeles.-Sindicato Inmigrante dice que la "represión" del Gobierno obliga a los extranjeros más precarios a esconderse

MADRID, 17 (EUROPA PRESS) El Sindicato Obrero Inmigrante (SOI) acusó hoy al Gobierno central de tener como prioridad acabar con la inmigración irregular mediante la "persecución y la represión, forzando a esconderse a los trabajadores inmigrantes más precarios". Ante las últimas noticias relacionadas con las directrices dadas por el Gobierno a la Policía nACIOANLcon órdenes para detener cupos diarios de inmigrantes y los evidentes hechos que confirman la persecución y detención, el Sindicato Obrero Inmigrante (SOI-CTM) manifestó que el Gobierno central tanto en ésta como en la pasada legislatura ha marcado una "bárbara" política de persecución de los trabajadores precarios 'sin papeles', "criminalizándolos al equiparar malintencionadamente inmigración irregular con delincuencia". "Esta política se está llevando a la práctica desde hace años. La actual Ley de Extranjería respaldada tanto por el PP como por el PSOE, que la ha endurecido aún más, es una ley inconstitucional y xenófoba, que discrimina a un grupo de población y que, por supuesto, vulnera nuestros Derechos Humanos como personas trabajadoras inmigrantes", indicó el sindicato. Por otro lado, denunció que los Centros de Internamiento de Inmigrantes (CIE) son "verdaderos centros de detención peores que las cárceles" y en ellos "se practica habitualmente la persecución, la represión y ocasionalmente la tortura". "En los últimos meses hemos visto como en muchas provincias españolas se han realizado redadas en los barrios con antidisturbios para perseguir el tráfico de droga, la delincuencia callejera con una policía especializada en delincuencia y deteniendo selectivamente a todo aquel que tenga aspecto físico de extranjero pobre", dijo el SOI. En este sentido, se mostró "escandalizado" de las supuestos órdenes de búsquedas y captura de un cupo de inmigrantes y detener, en su caso, para incoar expediente de expulsión "seleccionando xenofóbicamente a aquellos que pueden enviar al CIE o deportar". "Estas directrices dadas a las comisarías son racistas, xenófobas y una clara vulneración de los derechos más básicos. Producen miedo y en algunos casos terror entre personas que no tenemos por qué ocultarnos, ya que no somos delincuentes sino trabajadores precarios que, por circunstancias de la vida, nos vemos desgraciadamente en esta situación de tener que emigrar y a quienes se nos pone muy difícil por este Gobierno poder regularizar nuestra situación", indicó un portavoz del sindicato, Jesús Hidalgo. Por ello, el SOI anunció que denunciará "cuantas veces haga falta" ante las instituciones nacionales e internaciones necesarias la "irregularidad administrativa y documental" que padecen los inmigrantes en España. "No se está respetando nuestro legítimo derecho a la libertad de movimiento reconocido por la Declaración Universal de los Derechos Humanos que España está vulnerando y bajo la que se rige la Constitución española y a la que debían someterse las leyes y los políticos de este Estado, regulando este derecho mediante permisos de trabajo y residencia para todos los trabajadores precarios", concluyó.