Socías considera que la actual situación del mercado laboral no permite admitir más inmigrantes en Baleares

Niega que la Policía haya recibido una instrucción del Ministerio del Interior para detener a un número determinado de extranjeros PALMA DE MALLORCA, 20 (EUROPA PRESS) El delegado del Gobierno, Ramón Socías, considera que en estos momentos de crisis económica no hay una situación "positiva" que permita admitir "más inmigrantes" en Baleares, debido a que en los últimos meses ha habido una "destrucción de empleo" generalizada en todo el país y en la comunidad autónoma y, por tanto, el mercado laboral "no absorbe nuevos trabajadores". En una entrevista concedida a Europa Press, Socías señaló que tal como ha manifestado el ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Celestino Corbacho, si el mercado laboral tiene que absorber a nuevos empleados estos deben ser "los que han quedado en situación de desempleo". "Así como hace cuatro o cinco años necesitábamos mano de obra, en estos momentos ya la tenemos y, por desgracia, hay muchas personas que están perdiendo su puesto de trabajo", indicó, al tiempo que precisó que en determinados sectores, como el agrario sí que permitirá en determinadas épocas del año absorber nueva mano de obra inmigrante en "pequeños cupos" para llevar a cabo la recolecta. Por otra parte, negó "rotundamente" que la Policía Nacional de Baleares haya recibido una instrucción del Ministerio del Interior para detener o expulsar a un cupo determinado de extranjeros, si bien remarcó que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado están "muy vigilantes en todo lo que hace referencia a estancias ilegales en España". Pese a que remarcó que el trabajo de la Policía en materia de identificación de inmigrantes "no tiene una relación directa" con la actual situación de crisis, recordó que tras la regularización aprobada por el Ejecutivo central el "destino final" de aquellos inmigrantes que no hayan normalizado su situación por arraigo en los últimos tres años y continúen en situación irregular en las islas, será "ser identificados y repatriados a sus países de origen". "DESTINO DE LOS INMIGRANTES IRREGULARES""Esto no significa que haya una instrucción del Ministerio del Interior, sino que es algo que la Ley marca, según la cual cuando las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado identifican a una persona que no está documentada o que en caso de estarlo, su entrada ha sido irregular o ha venido con un visado de turista que ha caducado, su destino es ser devuelto a su país de origen". No obstante, matizó que cuando la Policía identifica a un inmigrante con estas circunstancias, el Gobierno propone a los extranjeros sin papeles que "asuman la multa por estar en situación irregular y se marchen voluntariamente porque, de esta manera, evitan el periodo de prohibición de entrada en países de la zona Schengen, que puede oscilar entre los 3 y los 10 años". Por otra parte, el delegado estimó que "seguramente", la crisis económica está afectando en menor medida a los extranjeros en situación irregular que trabajan ilegalmente, porque aquellos empresarios que se aprovechan de esta situación "tienen más fácil despedir a un trabajadore que tiene que cotizar, en lugar de a un empleado que no cotiza y que probablemente, le paga un salario más bajo". Socías desveló que el número de órdenes de expulsión de inmigrantes irregulares que ha firmado durante los últimos meses se mantiene "constante", incluso en relación a los momentos de "mayor euforia en el mercado de trabajo", debido a que, según señaló, hay que evitar que aquellos que no trabajen "tengan que delinquir para vivir", así como la "competencia desleal" que suponen las empresas que se nutren de este tipo de extranjeros sin papeles para aquéllas que contratan a trabajadores con todos sus gastos sociales. RADARES Por otra parte, reconoció que le gustaría que se hubiera avanzado un "poco más rápido" en la licitación por parte de la Unión Europea del despliegue de los radares fijos en Baleares para detectar la llegada de pateras con inmigrantes irregulares y de embarcaciones dedicadas al tráfico de drogas en el marco del Programa Fróntex para la vigilancia exterior de las fronteras. Así, auguró que a finales de este año ya estará instalado el de Ibiza, mientras que el de Menorca estará colocado a mediados de 2010. De este modo, dijo que habrá que esperar a finales del próximo ejercicio para ubicar un radar fijo tanto en Cabrera, como en el Sur de Mallorca. Finalmente, aseveró ser "consciente" que la situación del archipiélago balear "no es de las peores en comparación con otras zonas limítrofes con las fronteras exteriores de la UE", ya que, según recordó, en tres años Baleares ha registrado el mismo número de llegadas de pateras con inmigrantes irregulares que el que tienen en menos de una semana Canarias, el sur de la península y el sur de Italia y de Grecia. "Por tanto, nuestra situación no es tan desesperada, si bien cuando tengamos los radares fijos instalados estaremos mucho mejor que ahora", concluyó.