Vecinos lanzan objetos a tres jóvenes que intentaban robar la misma óptica de Las Tablas que fue atracada hace 10 días

MADRID, 8 (EUROPA PRESS)

Los objetos lanzados por los vecinos desde sus ventanas y las fuertes medidas de seguridad impidieron anoche que tres adolescentes robaran en un óptica de las Tablas, que fue asaltada hace tan sólo diez días.

Según explicó a Europa Press una empleada de la tienda, tres jóvenes de entre 16 y 18 años llegaron a la óptica minutos antes de las 23.40 horas portando tapas metálicas de alcantarilla, con las que aporrearon la cristalera "hasta hacerla añicos".

El estruendo despertó y alertó a los vecinos de las calles Sierra de Atapuerca y el Paseo de la Tierra de Melide, en cuya confluencia se encuentra ubicado el establecimiento. Entonces, llamaron a la Policía y empezaron a gritarles y a arrojarles objetos caseros para que desistieran de su actitud.

Los chavales, impertérritos ante las quejas vecinales, quitaron los cristales de luna rota e intentaron acceder a la óptica, pero no pudieron debido a la robusta puerta metálica instalada, tal y como detalló la empleada. Minutos después, huyeron en un vehículo de alta gama, según confirmó a Europa Press un portavoz de la Jefatura Superior de la Policía.

La óptica Ares había sufrido un robo, esta vez consumado, a las 00.30 horas del pasado 27 de marzo. Los ladrones empotraron un camión de obras contra el local, originando un tremendo 'butrón' por donde sustrajeron alrededor de 300 gafas de sol valoradas en 30.000 euros.

En su año de vida, el comercio ya ha sufrido otro robo más hace unos meses. Entonces, los propietarios reforzaron las medidas de seguridad, con la instalación de cámaras que graban las 24 horas del día, y con la colocación de un muro de 70 centímetros en lo que antes ocupaba una cristalera. "No nos vamos a ir. Nosotros no hacemos nada malo, a si que no nos van a achantar", indicó la empleada.

Pero la óptica Ares no es el primer establecimiento que ha sido objeto de atracos y 'alucinajes' en esta nueva zona residencial en los últimos meses, ya que una farmacia y una tienda de regalos ya han sido sus anteriores víctima.

Así, la Asociación de Vecinos de Las Tablas se ha quejado en repetidas ocasiones ante el Ayuntamiento de Madrid de la "creciente inseguridad" y de falta de una comisaría en el barrio. El propietario de la óptica tendrá una reunión en unos días con la delegada del Gobierno, Soledad Mestre, para expresarle estas preocupaciones.