Maine, quinto estado que aprueba el matrimonio entre personas del mismo sexo en Estados Unidos

NUEVA YORK, 6 (del corresponsal de EUROPA PRESS, Emilio López Romero)

Maine, un estado del extremo noreste de Estados Unidos, se ha convertido este miércoles en el quinto territorio de la Unión en aprobar el matrimonio entre personas del mismo sexo después de que el proyecto de ley aprobado por las Cámaras legislativas fuera ratificado hoy por su gobernador, el demócrata John Baldacci.

Maine se une así a otros cuatro estados que ya aprobaron los matrimonios entre personas homosexuales: Connecticut, Iowa, Massachusetts y Vermont. Además, los legisladores de New Hampshire han aprobado un proyecto similar que está pendiente de ratificación por parte del gobernador, el también demócrata John Lynch, que todavía no se ha pronunciado al respecto.

Balducci, que en el pasado se opuso a la legalización de los matrimonios entre personas del mismo sexo, afirmó tras estampar su firma en el proyecto de ley que con a partir de ahora todos los ciudadanos de Maine tendrán garantizado un "trato igualitario" bajo las nuevas leyes del estado. "He llegado a la conclusión de que es una cuestión de imparcialidad y de igualdad ante la ley", subrayó.

Una unión civil no es lo mismo que un matrimonio civil, precisó el gobernador, quien indicó que la nueva legislación no fuerza a ninguna religión a reconocer los matrimonios que estén al margen de sus propias creencias. "Nadie está obligado a celebrar una ceremonia en la que no crean, y por el contrario, se reafirma la separación entre Iglesia y Estado", añadió.

"VETO CIUDADANO"

El reverendo Bob Emrich, un pastor baptista y fundador de la Maine Marriage Alliance, que se opone a los matrimonies gays, confiaba en que el gobernador acabaría oponiéndose a esta legislación tal como venía haciendo en el pasado. "Estábamos ansiosos por ver qué hacía el gobernador, si realmente protegía la institución del matrimonio", indicó a la prensa local.

Los grupos que se oponen al matrimonio entre personas del mismo sexo en Maine ya han anunciado que seguirán adelante con sus demandas y que a partir de ahora centrarán su estrategia de lucha en una campaña para lograr el "veto ciudadano" a este proyecto legislativo, una iniciativa que contempla la Constitución estatal.

Para ello deberán recoger al menos 55.000 firmas en los próximos 90 días para pedir la celebración de un referéndum, que podría tener lugar entre junio y noviembre, para ratificar o rechazar con el voto ciudadano la decisión del gobernador. En caso de recolectar las rúbricas necesarias, el proyecto de ley quedaría suspendido a la espera del resultado de esa votación.

Lo ocurrido hoy en Maine llega un día después de que el concejo municipal del Distrito de Columbia, donde se encuentra la capital de Estados Unidos, aprobara un proyecto de ley para que se reconozcan los matrimonios entre personas del mismo sexo celebrados en otros estados del país, una iniciativa que ahora deberá ser ratificada por el Congreso federal.