Megan Fox: "No soy el tipo de chica que se casa"

LOS ANGELES, 15 (OTR/PRESS)

La vida sentimental de Megan Fox no ha sido un camino de rosas en los últimos meses. Los problemas con su novio, el también actor Brian Austin Green, son de conocimiento público y, a pesar de estar prometidos, la joven no tiene muy claro si quiere pasar por la vicaría o no en estos momentos.

"No soy del tipo de chica que quiere casarse", señala recientemente Fox en una entrevista, en la que dice que, por el momento, su intención es vivir el presente junto a su pareja, sin pensar en papeles.

Quizás por los problemas que han surgido últimamente en la pareja -que les llevó a acudir a terapia conyugal- le han quitado a la protagonista de 'Transformers' las ganas de llegar al altar. Pero su actitud y estas declaraciones contrastan con el hecho de que se haya prometido con su novio.

"Ya sé que si digo ésto la siguiente pregunta es, ¿entonces por qué estás prometida si no eres de las que se casan?", señala la actriz, que aclara a continuación: "Soy una mujer impulsiva y quiero mucho a mi novio, pero no tengo proyectos hechos para casarme pronto".

Fox también tiene también muy claro su postura respecto a formar una familia. "Por el momento necesito centrarme en mi carrera y hacer otras películas que 'Transformers'. Después ya exploraré sobre la familia", explica en una entrevista a 'Us Magazine' recogida por otr/press.

Además, Brian, conocido por su papel de David en la mítica serie 'Sensación de Vivir', tiene un hijo de 6 años de una relación anterior, por lo que ella ya ejerce como madre en ocasiones.

Brian y Megan, iniciaron su romance en 2004 y se comprometieron en 2006. Por aquel entonces la estrella aseguraba ya que no quería "una gran boda" porque no era una de esas chicas que "quiere casarse por todo lo alto". "Si ocurre será muy intimo y con poca gente", señalaba.

Sin embargo, ambos decidieron poner fin a su unión sentimental el pasado mes de febrero, unos cinco años después de conocerse y, desde entonces mantienen una relación intermitente, aunque últimamente aparecen en muchos actos públicos juntos.