Localizado ileso tras dormir a la intemperie un niño de cuatro años desaparecido durante 15 horas en Montilla (Córdoba)

MONTILLA (CÓRDOBA), 11 (EUROPA PRESS)

El niño de cuatro años cuya desaparición fue denunciada el pasado jueves por una familia de Montilla (Córdoba) que pasaba unos días en una finca fue localizado a primera hora de ayer junto a una nave agrícola después de haber pasado la noche a la intemperie y de que el Ayuntamiento y la Guardia Civil movilizaran a más de un centenar de personas en su búsqueda.

Cuando desapareció este niño llamado Alejandro, según informó el Ayuntamiento a Europa Press, estaba disfrutando junto a su familia de un día de campo en el Lagar de San Miguel, popularmente conocido como El Barrancón , un paraje ubicado a poco más de un kilómetro del casco urbano de Montilla entre la carretera autonómica A-3130 (Montilla-Nueva Carteya) y la circunvalación de la carretera A-307.

Tras buscarlo sin éxito por los alrededores de la finca, la familia había comunicado su desaparición y la Guardia Civil coordinó una búsqueda en este entorno y la zona de Los Picos de El Cigarral, muy próxima a Montilla.

Alrededor de las 21,00 horas, varias decenas de efectivos de Policía Local, Guardia Civil y Protección Civil, ayudados por miembros del Consorcio Provincial de Prevención y Extinción de Incendios de Córdoba, pusieron en marcha un dispositivo especial de búsqueda y rastreo formado por un centenar de personas, al que se sumaron amigos y vecinos de la familia.

A su vez, el Ayuntamiento de Montilla distribuyó por las principales calles de la localidad medio centenar de carteles y 500 octavillas informando sobre la desaparición del menor.

Según los primeros datos facilitados por la Guardia Civil, el menor ha aparecido poco antes de las 10,30 horas junto a una nave situada a escasos dos kilómetros del Lagar de San Miguel, en un lugar que no había sido incluido en el primer perímetro establecido por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad para desarrollar la búsqueda, por la excesiva distancia que guardaba con la finca en la que se le perdió el rastro.

Ha sido el propietario de la nave junto a la que ha aparecido el niño el encargado de avisar a la Guardia Civil después de oír algunos golpes en una de las puertas y comprobar que el pequeño se encontraba allí.

Todo apunta a que el niño se alejó del Lagar de San Miguel siguiendo a sus perros y, al oscurecer, no supo volver a la finca. A pesar de haber pasado toda la noche a la intemperie, se encuentra en perfecto estado, tal y como han podido certificar los facultativos médicos que lo han reconocido. Por el momento, la Guardia Civil baraja la posibilidad de que el menor haya pasado parte de la noche junto a una furgoneta, lo que le habría permitido resguardarse del frío.