Baleares seguirá dispensando la píldora del día después de forma gratuita en los centros sanitarios

La Conselleria de Salud ha suministrado más de 7.000 pastillas desde el pasado mes de septiembre, unas 800 cada mes

PALMA DE MALLORCA, 12 (EUROPA PRESS)-

Baleares seguirá dispensando la Píldora del Día Después (PDD) de forma gratuita en los centros sanitarios del archipiélago previa decisión de un facultativo, tal y como se viene haciendo en la comunidad autónoma desde el pasado mes de septiembre. Desde entonces, se han dispensado unas 7.000 pastillas en las Islas, una media de 800 cada mes.

Así lo informó hoy en los pasillos del Parlamento el conseller de Salud, Vicenç Thomàs, quien valoró de forma positiva la medida anunciada por el Ministerio de Sanidad, y aclaró que la comunidad se adaptará a la normativa estatal que permite la venta libremente en las farmacias este medicamento.

En este sentido, el conseller sostuvo que las mujeres de Baleares podrán acercarse a los centros de salud para conseguir la píldora de forma gratuita, pero también podrán acudir a una farmacia y comprarla por un precio de unos 20 euros.

Según apuntó, el Ib-Salud mantendrá su actual línea de trabajo "porque pensamos que la relación entre el profesional y la mujer que necesita esta medicamento tiene un valor añadido de cara a poder obtener información a través de un registro para llegar a conclusiones sobre el problema que hay detrás", argumentó.

No obstante, el titular balear de Salud se mostró a la espera de ver de qué forma se desarrolla la normativa estatal, al tiempo que manifestó que el verdadero "problema de salud pública" es la interrupción voluntaria del embarazo.

En este puntó, enmarcó la iniciativa del Gobierno central como una "medida puntual dentro de una estrategia de salud sexual y reproductiva", sobre la que dijo, "el Govern está dispuesto a seguir trabajando activamente para que los números de interrupciones voluntarias bajen y no sean tan importantes".

En las Islas, el 89 por ciento de las mujeres que interrumpen el embarazo son mayores de 20 años, frente al 11 por ciento que tiene una edad inferior. Para el conseller, estos datos apuntan a que "tenemos un problema muy radicado en personas de media edad, que no han nacido en la comunidad".

Ante ello, considero que es necesario que los métodos anticonceptivos vuelvan a ser sufragados por la Seguridad Social, a fin de que determinados colectivos puedan acceder a estos fármacos que en este momento no están siendo financiados, añadió al respecto

MAYORES GARANTÍAS PARA LAS MENORES

Por su parte, la consejera de Asuntos Sociales, Fina Santiago, coincidió que la medida estatal es "positiva", si bien consideró que dispensar esta medicamento a través de los centros sanitarios ofrece "mayores garantías" para las menores. A su juicio, es importante que "sea un médico quien mediante una entrevista valore si la menor está en una situación de madurez suficiente como para tomar esta decisión".

Asimismo, alabó la medida anunciada por la ministra de Sanidad puesto que "iguala a todas comunidades autónomas y trata de la misma manera a las mujeres, algunas de las cuales hasta ahora no podían acceder a este medicamento", apostilló.