La Junta replica al Arzobispo de Sevilla que el recurso a la contracepción y esterilización "es un derecho"

SEVILLA, 5 (EUROPA PRESS)

La consejera de Salud andaluza, María Jesús Montero, replicó al cardenal Arzobispo de Sevilla, Carlos Amigo Vallejo, que el recurso de las parejas a la contracepción o la esterilidad representa en la actualidad "una práctica asumida y extendida por el conjunto de la población general, sea católica o no", toda vez que le recordó que desde el sistema sanitario existe "la obligación de dar estos servicios a los ciudadanos, ya que son un derecho".

Montero replicó de esta forma al cardenal Arzobispo de Sevilla, quien en su carta pastoral con motivo de la festividad del 1 de mayo expresó su rechazo a la contracepción, la esterilización y el aborto, frente a todo lo cual defiende a la institución familiar y su derecho a elegir el número de hijos a procrear.

Ante este posicionamiento, la titular andaluz de Salud argumentó en declaraciones a Europa Press que, en el momento presente, la contracepción y la esterilidad "es una práctica asumida y extendida por el conjunto de la población general, sea católica o no".

"Estas prácticas se entienden como una forma de llevar a cabo una sexualidad plena, sin necesidad de tener un hijo si no es deseado", prosiguió montero, quien quiso dejar claro en todo momento que su posicionamiento lo hace "evidentemente, y como no puede ser de otra manera, respetando cualquier criterio que la Iglesia católica tenga a bien recomendar a sus fieles".

Sea como fuere, insistió que es un elemento "tremendamente común" el que las parejas utilicen métodos anticonceptivos y, por otra parte, "que alguna de ellas acudan a la contracepción definitiva como pueda ser el bloque tubárico o la vasectomía, ya sea en la variante femenina y masculina".

"Creo que en este momento no tienen ningún sentido ni tampoco aporta nada positivo el que se oriente en esa línea --la eclesial--", agregó Montero, al tiempo que subrayó que como sistema sanitario "tenemos la obligación de dar estos servicios, tanto a los ciudadanos que sean católicos como a los que no".

Además, recordó que la posición de la Administración andaluza "es firme en esta materia, tanto en los avances conseguidos, como en la nuevas regulaciones que se intentan conseguir con la reforma de la ley del Aborto", zanjó.