Madrid Salud seguirá dispensando la píldora postcoital con receta y gratis porque no hacerlo "sería un error médico"

MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

Los centros atención sanitaria de Madrid Salud seguirán dispensando la píldora postcoital con receta y gratis pese a la autorización del Gobierno central de que este medicamento pueda ser suministrado en las farmacias sin prescripción médica, según indicó hoy en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno el alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, que indicó que un informe del organismo municipal califica de "error médico" esta práctica.

"He pedido un informe a Madrid Salud sobre ese criterio de libre dispensación de la píldora del día después en farmacia sin prescripción médica, y me informan de que es un error médico porque es una contradicción que se exija la receta para otro tipo de anticonceptivos hormonales y ésta sea dispensada sin ella", explicó el primer edil.

Así, el Gobierno local ha decidido mantener el criterio de que "Madrid Salud continúe dispensando, de forma gratuita y bajo prescripción médica, la medicación postcoital a las mujeres que lo necesiten y no puedan hacer frente al gasto elevado". "Pero (se hará) con la receta correspondiente, como hasta ahora, y no se incorporará este criterio que marca la nueva legislación", apostilló Gallardón.

Según el informe, Madrid Salud ha sido "pionero en la dispensación de la medicación postcoital como estrategia de salud pública para disminuir la incidencia de abortos en nuestra ciudad" pero siempre como "una medicación de emergencia que, en ningún caso, debe sustituir a una planificación de la salud reproductiva de la mujer, y sobre todo, que debe realizarse con receta médica, dado que su prescripción constituye claramente un acto médico".

RAZONES EN CONTRA

Las razones que alega este documento para justificar dichas afirmaciones son, por una parte, que al ser un medicamento hormonal tiene indicaciones, contraindicaciones y efectos adversos que deben ser "valorados por un médico". "Se plantea el absurdo de que, según esta nueva medida, para la adquisición de cualquier otro anticonceptivo hormonal seguirá siendo precisa la receta médica pero para este en concreto, no", reza el texto.

Además, para los servicios de salud municipales "la valoración por parte de un médico de la demanda de anticoncepción postcoital permite estudiar las necesidades y riesgos de la paciente en cuanto a su salud reproductiva, prescribiendo un tratamiento anticonceptivo reglado de larga duración si ello está indicado". Además, "la prescripción médica permite valorar y resolver si es preciso problemas que pueden ir ligados a las relaciones sexuales de los jóvenes como la posible existencia de enfermedades de transmisión sexual".

"La captación de jóvenes que inician sus relaciones sexuales para conseguir disminuir los riesgos que puedan existir por desinformación resulta absolutamente fundamental en una estrategia de salud pública coherente. Todo ello desaparece, se oculta, si no existe prescripción médica. Los efectos indeseables sobre la salud pública son impredecibles", añaden los expertos.

Por último, para Madrid Salud esta medida "no resuelve, sino que puede agravar, el problema de inequidad en el acceso a la medicación postcoital". De hecho, el organismo "ha pedido de forma reiterada que este fármaco entre dentro de los financiados por el sistema Nacional de Salud para que, prescrito por el médico de Atención Primaria o Especializada, pueda ser accesible en condiciones de igualdad para toda aquella mujer que lo necesite".

"Con la medida anunciada solamente está disponible para aquella mujer que, lo necesite o no, pueda pagar los 20 euros que tiene de coste, y ello tantas veces como se desee, lo que además constituye un obvio riesgo para la salud de la paciente", añade el informe, concluyendo que "la medida plantea problemas médico-legales de hondo calado" como por ejemplo "¿qué pasa con la Ley de Autonomía del Paciente, que solamente establece el consentimiento médico a partir de los 16 años?", ya que "si la dispensación es libre, puede adquirirse por menores de 16 sin que figure consentimiento alguno de sus padres o tutores".

Además, "también podría adquirirse por una menor de 13, en la cual una relación sexual conforme al Código Penal constituiría un delito, que quedaría desgraciadamente oculto según esta nueva medida, al obviarse la prescripción médica". "En definitiva, esta medida es un grave error, no moral ni político, sino estrictamente médico", concluye el documento.

Con respecto al resto de modificaciones de la Ley del Aborto propuestas por el Ejecutivo central, el regidor madrileño suscribió las manifestaciones de su partido. "No es un debate que haya requerido la sociedad español y nosotros somos partidarios de mantener la legislación vigente, con la que se ha convivido en España con administraciones socialistas, que la aprobaron en su día, y del PP, por lo que introducir en estos momentos esa variación nos parece que no es una aportación positiva", zanjó.