Sanidade lamenta la venta libre de la píldora postcoital porque "deja de tener en cuenta" la decisión de los médicos

Considera la medida "innecesaria" para facilitar el acceso y cree que "banaliza" su "verdadera" función como anticoncepción de emergencia

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 12 (EUROPA PRESS)

La Consellería de Sanidade de la Xunta de Galicia lamentó hoy la decisión del Ministerio de Sanidad y Política Social sobre la venta libre de la píldora postcoital porque "banaliza" la "verdadera" función del uso de este medicamente y "deja de tener en cuenta" la prescripción de los profesionales sanitarios.

Sanidade consideró "apropiado" que sea un médico el que realice la prescripción, tal y como se hacía hasta ahora en Galicia, donde se suministra la píldora postcoital de manera gratuita en los centros de salud de Atención Primaria y centros de orientación familiar.

Durante el año 2008 en Galicia se distribuyeron en esos centros un total de 30.309 paquetes de anticoncepción de emergencia; otros 31.535 en 2007; y un total de 22.715 en el ejercicio 2006.

Así, según indicó la consellería, la distribución de 84.559 píldoras postcoitales en Galicia durante los tres últimos años "ejemplifican" que las mujeres que la necesitan tuvieron "facilidad de acceso" a esta prestación, de modo totalmente gratuito, y bajo la prescripción y el seguimiento de un facultativo.

Por ello, la Administración sanitaria gallega consideró que la medida del Gobierno central anunciada ayer "es innecesaria" para facilitar el acceso a esta píldora.

En este sentido, Sanidade calificó de "paso atrás" el anuncio del Ministerio de Sanidad porque, según recordó, "como cualquier medicamento no está exento de riesgos y debe ser un profesional médico el que valore la posible prescripción al paciente".

USO INDEBIDO

Al respecto, la consellería advirtió de que la población "podría hacer un uso indebido" de la píldora postcoital y el sistema sanitario "no podría detectar cualquier problema médico que pudiera presentarse con su empleo en determinadas pacientes".

Con todo, recalcó que no debe usarse como método habitual de anticoncepción, sino como última medida cuando exista el riesgo de embarazo no deseado al no haber dispuesto de otros métodos anticonceptivos. Por todo ello, insistió en que el anuncio responde a una "decisión política" que pretendía "generar una cortina de humo y un debate estéril el día anterior al Debate del Estado de la Nación".