El Congreso de Bioética aprueba una declaración contra la pobreza porque "nadie debería ser pobre en este rico planeta"

OVIEDO, 21 (EUROPA PRESS)

La Sociedad Internacional de Bioética (SIBI) hizo pública hoy una nueva Declaración de Gijón contra el Hambre y la Pobreza durante el acto de clausura del VI Congreso Mundial de Bioética. En el texto, adoptado por el plenario, se recoge que "teniendo en cuenta la enorme cantidad de recursos que ofrece la tierra nadie debería ser pobre en este rico planeta".

En la Declaración se reconoce el derecho de "todas las personas a disponer de los recursos suficientes para alimentarse adecuadamente y el derecho al agua limpia y potable, así como a una vivienda digna, y la asistencia sanitaria suficiente que les permita unos niveles de salud adecuados".

Por ello, la SIBI exige que las "instalaciones correspondientes tomen las medidas necesarias para que se satisfagan los derechos antes citados" y expresa su condena al hecho de que "todos los países ricos se hayan aprovechado de los recursos de los países pobres".

Por este motivo, reclama que los países ricos aporten el 0,7% del PIB para la ayuda al desarrollo, la cancelación de la deuda de los países pobres, ya que los ricos han sido los más beneficiados de los recursos extraídos de los pobres. Igualmente, reclaman que los recursos naturales que "tiene la tierra sean repartidos equitativamente entre todos los países y que no sean utilizados de forma abusiva por unos pocos, los más todopoderosos".

Igualmente, exigen dar prioridad a los cultivos destinados para la alimentación humana frente a los destinados a la producción de biocombustibles, así como la utilización de productos no aptos para el consumo alimenticio, tales como restos orgánicos, para la fabricación de dichos biocombustibles.

También se exige la creación de infraestructuras, la innovación en maquinaria agrícola y la concesión de microcréditos en los países pobres, para fomentar la ganadería, la agricultura o cualquier otra actividad que permita obtener los recursos suficientes para llevar una vida digna.