La crisis podría agravar la desnutrición crónica infantil en Perú, alertan los expertos

  • Lima, 24 feb (EFE).- La desnutrición crónica infantil en Perú podría agravarse como efecto de la crisis financiera mundial, así como la tasa de deserción de niñas y adolescentes de las escuelas para trabajar, alertaron expertos en un foro inaugurado hoy en Lima.

La crisis podría agravar la desnutrición crónica infantil en Perú, alertan los expertos

La crisis podría agravar la desnutrición crónica infantil en Perú, alertan los expertos

Lima, 24 feb (EFE).- La desnutrición crónica infantil en Perú podría agravarse como efecto de la crisis financiera mundial, así como la tasa de deserción de niñas y adolescentes de las escuelas para trabajar, alertaron expertos en un foro inaugurado hoy en Lima.

El presidente de la Mesa de concertación para la lucha contra la pobreza (MCLCP), Federico Arnillas, dijo que la crisis financiera se extiende en Perú en "un escenario de desigualdades" que afectará a los peruanos más vulnerables: niños y adolescentes.

En el "Diálogo por la concertación a favor de la infancia: El impacto de la crisis en las niñas y los niños de Perú y América Latina", organizado por la MCLCP y la ONG Save the Children, Arnillas instó al Gobierno a "afinar" sus políticas para evitar que aumente la desnutrición infantil, así como a reforzar la atención de la salud materna neonatal y mejorar el nivel educativo.

Perú -que ha registrado un crecimiento económico sostenido, que según el Gobierno fue de 9,8 por ciento el año pasado y será de 7 por ciento en 2009 - aún afronta "viejos problemas" como la pobreza y la pobreza extrema, que ya afecta al 39,3 y 13,7 por ciento de la población, respectivamente.

En este país, el 25% de los menores de cinco años padece de desnutrición crónica, cifra que el Gobierno de Alan García se ha propuesto reducir a 16% para el 2011.

De acuerdo a datos oficiales, el déficit calórico aumentó de 27,3 por ciento a 30,5% a nivel nacional, y de 36,4% a 41,4% a nivel rural entre julio y agosto de 2008 (es decir, antes del estallido de la crisis), respecto al mismo período anterior.

También el economista de la Universidad del Pacífico Enrique Vásquez aseguró que la crisis financiera generará una reducción de la ingesta calórica entre los peruanos más vulnerables, que destinan hasta el 70 por ciento de sus ingresos a la compra de alimentos por la eventual pérdida de empleos o suspensión de los envíos de las remesas del extranjero.

El economista pidió al Gobierno que adopte medidas para mejorar las ingestas calóricas de los niños y calculó que la desnutrición crónica infantil representa un costo del 3 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB).

También insistió en que se formulen políticas para que los niños y adolescentes continúen en el sistema educativo, ya que la deserción hace que perciban un 20 por ciento menos de salario que los que finalizaron la secundaria.

En este contexto, las niñas y adolescentes de las zonas rurales serían las que sufrirán más el impacto de la crisis porque sus familias las obligarán a abandonar la escuela para ir a trabajar, remarcó Vásquez.

La directora en Perú de Save the Children, Teresa Carpio, puntualizó que en algunas de las localidades de las zonas altoandinas la desnutrición crónica afecta hasta el 90 por ciento de la población.

"En situación de emergencia y crisis la familia se vuelve más vulnerable", acotó Carpio.

Estas jornadas sobre la crisis y su impacto en la población infantil culminarán el jueves próximo con una teleconferencia en la que se presentarán las conclusiones de los foros similares celebrados en Colombia, El Salvador, Nicaragua y Paraguay.