Ecuador exige la inmediata devolución del ciudadano condenado a muerte en Florida

  • Miami, 6 abr (EFE).- El gobierno de Ecuador exigió hoy a Estados Unidos la inmediata devolución del ecuatoriano Nelson Serrano, condenado a la pena de muerte en Florida, tras las presuntas irregularidades cometidas en su deportación.

Ecuador exige la inmediata devolución del ciudadano condenado a muerte en Florida

Ecuador exige la inmediata devolución del ciudadano condenado a muerte en Florida

Miami, 6 abr (EFE).- El gobierno de Ecuador exigió hoy a Estados Unidos la inmediata devolución del ecuatoriano Nelson Serrano, condenado a la pena de muerte en Florida, tras las presuntas irregularidades cometidas en su deportación.

Franco Sánchez, viceministro de Gobierno de Ecuador, dijo en una conferencia de prensa en Miami que la cancillería de su país entregó una nota de protesta por el caso a la embajada de Estados Unidos en Quito el pasado 9 de marzo.

"El gobierno ecuatoriano demanda y exige la inmediata devolución del señor Nelson Serrano, ciudadano ecuatoriano, a su país de origen, de donde fue secuestrado", enfatizó.

Denunció la "intromisión" a la soberanía de Ecuador a través de las "actuaciones ilegales cometidas" por dos funcionarios de Estados Unidos: Paul Wallace, fiscal del Estado de Florida, y el detective Tommy Ray, en la captura de Serrano.

Su presunta actuación -precisó- derivó en una serie de ilegalidades que violaron las leyes internacionales, los derechos humanos y el acuerdo de extradición firmado por los dos países.

Sánchez habló sobre el caso acompañado por Patricia Salazar, subsecretaria de derechos humanos del Ministerio de Justicia de Ecuador; Martha Carrera de Gabela, cónsul de Ecuador en Miami; Marcia Silvers, abogada de apelación y Francisco Serrano, hijo del acusado.

Nelson Serrano, quien tiene la ciudadanía estadounidense, fue deportado a Estados Unidos en 2002 en un proceso que las autoridades ecuatorianas califican de "ilegal e inconstitucional" para que afrontara un juicio por el homicidio de cuatro personas en 1997.

Bajo la legislación ecuatoriana no está permita la extradición de una persona que pudiese ser condenada a pena de muerte y, por tanto, no se puede deportar a ningún país donde se aplica esa sentencia.

Serrano, de 70 años y que sostiene su inocencia, es el primer ecuatoriano condenado a muerte en EEUU por la muerte a tiros de George Gonsalves, Diane Russo Patisso, George Patisso y Frank Doso.

El caso fue considerado como la peor masacre ocurrida en el condado Polk, en el centro de Florida, según las autoridades locales.

Sánchez dijo en la rueda de prensa que tras una revisión del caso se determinó que se "habían producido violaciones a los derechos humanos" durante la captura de Serrano en Quito, la capital ecuatoriana.

Al respecto Patricia Salazar detalló que Ray y Wallece presuntamente actuaron de manera ilegal en la detención del ecuatoriano al someterle a "un proceso de deportación con tratos degradantes y violaciones al debido proceso" en territorio de Ecuador.

Entre esos tratos mencionó que al momento de su detención fue amenazado con armas de fuego y tratado con excesiva violencia en Quito; "fue totalmente incomunicado de su familia y privado de cualquier contacto exterior y de contactar a su abogado personal a pesar que según la ley tenía derecho a hacerlo".

Salazar afirmó que al ecuatoriano también fue recluido toda la noche en una unidad canina del aeropuerto de Quito, esposado y golpeado "causándole heridas de consideración, a tal punto que la azafata del avión en que iba a ser transportado se negaba a permitirle su ingreso".

En los documentos judiciales se señala que Ray y Wallece habrían pagado a agentes policiales ecuatorianos para capturar al acusado.

"Los representantes de la Florida abusaron y se aprovecharon ilegalmente de sus influencias para articular un ilegal proceso de deportación, inclusive realizando pagos indebidos a oficiales de la policía Ecuatoriana, hecho que fue reconocido bajo juramento por el detective Tommy Ray", agregó.

Francisco Serrano, hijo del ecuatoriano, dijo a Efe que según declaraciones de Ray el pago fue de 300 dólares al coronel de la Policía Nacional Pastor Peña Herrera.

Por el caso se han emitido al menos tres sanciones, entre ellas a las autoridades ecuatorianas "que se involucraron" en el hecho, informó por su parte el viceministro de Gobierno.

El caso fue elevado ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), organismo que emitió varias recomendaciones y entre ellas el presentar la nota de protesta ante el Gobierno de EEUU.

A nivel judicial, el Gobierno de Ecuador contrató a la abogada Marcia Silvers para que se encargue del proceso de apelación de la sentencia a muerte de Serrano.

"En este momento estamos presentando toda la documentación y el Tribunal Supremo de Florida va a fijar una fecha para la presentación de los argumentos orales próximamente", dijo Silvers.

El máximo tribunal del estado podría desestimar el veredicto de culpabilidad o cambiar la sentencia a cadena perpetua, entre una serie de opciones, precisó la abogada.

"Lo único que tiene mi padre ahora es la esperanza y él sabe que toda la verdad va a salir y que lo van a exonerar de estos crímenes que no cometió", dijo a Efe el hijo del ecuatoriano. EFE