Francisco Larrañaga agradece a Moratinos las gestiones para su traslado a España

  • Madrid, 1 abr (EFE).- El preso hispano-filipino Francisco Larrañaga ha enviado una carta al ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, para agradecerle las gestiones diplomáticas hechas para su traslado de Filipinas a España para cumplir la condena por el asesinato de dos mujeres en 1997.

Francisco Larrañaga agradece a Moratinos las gestiones para su traslado a España

Francisco Larrañaga agradece a Moratinos las gestiones para su traslado a España

Madrid, 1 abr (EFE).- El preso hispano-filipino Francisco Larrañaga ha enviado una carta al ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, para agradecerle las gestiones diplomáticas hechas para su traslado de Filipinas a España para cumplir la condena por el asesinato de dos mujeres en 1997.

Moratinos se ha referido a esta carta en la sesión de control al Gobierno en el Congreso, después de que el diputado del PSOE Miguel Ángel Buen le preguntara sobre la autorización del Gobierno filipino del traslado de Larrañaga, hijo del ex pelotari vasco Manuel Larrañaga.

El ministro, que anunció la concesión del permiso coincidiendo con su visita a Filipinas la pasada semana, ha informado de que la familia del preso ya ha comenzado los trámites para pedir el traslado gracias al convenio firmado entre ambos países en 2007.

Los familiares deben pagar una indemnización de unos 750.000 pesos -unos 12.500 euros-, recogida en la sentencia por secuestro, violación y asesinato de las dos mujeres en la ciudad de Cebú.

Larrañaga, en prisión desde hace once años, fue condenado a muerte en 2004, aunque la abolición de la pena capital en Filipinas en 2006 permitió conmutar el castigo por el de cadena perpetua.

El ministro ha manifestado su confianza en que el preso, de 31 años, pueda estar "pronto" en España, donde no cumplirá cadena perpetua, puesto que el tope máximo de cárcel es de 30 años.

Moratinos ha destacado "la valentía y el coraje" que tuvo la presidenta filipina, Gloria Macapagal, para abolir la pena de muerte y salvar la vida de "nuestro querido" Larrañaga.

En opinión del ministro, el que el preso pueda venir a España es fruto del "esfuerzo colectivo" de toda la sociedad española y, en particular, de las autoridades consulares y de los parlamentarios que se han interesado por este caso en los últimos años.