El detenido por presunta corrupción de menores en Internet se vio al menos con cinco niños

ALMERÍA, 14 (EUROPA PRESS)

El hombre de 35 años de edad detenido en Roquetas de Mar (Almería) cuyas iniciales corresponden a J.M.Y.S. y que ha sido detenido por una presunta corrupción de menores e inducción a la prostitución de los mismo a través de Internet supuestamente llegó a verse al menos con cinco niños de los más de 200 con los que mantenía contacto telemáticamente mediante la red a los que podría haber pedido favores sexuales a cambio de dinero.

Así lo indicaron fuentes de la Comandancia a Europa Press, quienes además señalaron que el presunto autor de los hechos cuenta además antecedentes penales por un delito de abuso a menores en el año 2002 en Ciudad Real y por alteración del orden público y falsa amenaza de bomba en la localidad de Padul (Granada) en el año 2000.

De este modo, la Policía Judicial continúa la investigación para esclarecer si el detenido mantuvo contactos físicos con otros jóvenes con los que mantenía conversaciones en Internet, en las cuales se realizaba "comentarios de índole sexual" y en las que el presunto autor se hacía pasar por un adolescente de entre once y 12 años.

De esta forma, el presunto autor de los hechos permanece desde el pasado día 4 de abril en la prisión almeriense de 'El Acebuche' por los delitos de corrupción de menores e inducción a la prostitución después de que fuera detenido el día 2 de abril en un mercadillo de Roquetas de Mar.

La Guardia Civil pudo averiguar que el detenido mantenía conversaciones a través de los chats con los menores, orientadas a ganarse su confianza y así obtener información sobre ellos. Una vez ganada la confianza, conseguía que sus víctimas le facilitasen la dirección de correo electrónico y establecía comunicación vía Messsenger. El sospechoso mantenía cuatro cuentas de correo electrónico, entre las que destacaba haze_sol@hotmail.com donde usaba como nick 'doraimonjose'.

La investigación se inició a raíz de una denuncia presentada por una ciudadana quien supervisaba los contenidos a los que accedían dos menores de su entorno familiar y quien detectó en el equipo informático que éstos utilizaban que mantenían contactos con un posible pedófilo, quien ejercía la mendicidad en los mercadillos y zonas comerciales como medio de vida. En este sentido, la Guardia Civil quiso recordar que es necesaria la "supervisión" por parte de los adultos de los contenidos y contactos que los menores frecuentan en Internet.