Uribe confía en la ayuda de Brasil para enfrentar la crisis global

  • Brasilia, 17 feb (EFE).- El presidente de Colombia, Álvaro Uribe, respaldó hoy los esfuerzos de Brasil para mantener su economía a flote en medio de la crisis global y pidió créditos del principal banco estatal brasileño para aumentar las importaciones colombianas de maquinaria agrícola.

Lula se compromete a facilitar la inversión brasileña en Colombia

Lula se compromete a facilitar la inversión brasileña en Colombia

Uribe dice que Petrobras tiene "la puerta abierta" tras la salida de Glencore

Uribe dice que Petrobras tiene "la puerta abierta" tras la salida de Glencore

Brasilia, 17 feb (EFE).- El presidente de Colombia, Álvaro Uribe, respaldó hoy los esfuerzos de Brasil para mantener su economía a flote en medio de la crisis global y pidió créditos del principal banco estatal brasileño para aumentar las importaciones colombianas de maquinaria agrícola.

"Lo que se haga aquí no sólo permite sortear esa crisis sino que nos da una esperanza a todos", dijo Uribe en un pronunciamiento oficial en el palacio de Planalto, sede del Gobierno brasileño.

Afirmó que las inversiones estimuladas por el Gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva ayudarán a que se mantenga el crecimiento de Brasil en esta época de crisis y a que no se paralicen las inversiones brasileñas en Colombia.

"Vemos con mucho optimismo que se pueda mantener el ritmo de las inversiones que se habían anunciado de Brasil en Colombia", dijo Uribe tras el encuentro de trabajo con Lula.

Esas inversiones, señaló, son generadoras de riqueza y empleo y ayudan a compensar el alto déficit comercial que tiene su país con Brasil.

La integración entre los dos países ya ha tenido un "gran crecimiento" y el comercio bilateral saltó desde 800 millones de dólares en 2003 hasta 3.100 millones de dólares en 2008, destacó.

Uribe indicó que los empresarios de Brasil tenían a Colombia como algo muy pequeño y en el país andino había terror a que la economía fuera devorada por la brasileña.

"Dejamos esos prejuicios atrás", hoy ambas economías buscan ser complementarias y "Brasil ha entendido que Colombia es uno los destinos de inversión más importantes del mundo actual", afirmó.

Pidió una pronta aprobación de un crédito del estatal Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social de Brasil (Bndes), el brazo financiero del Gobierno para proyectos de inversión dentro y fuera del país.

"Ese apoyo va a lograr que se reanude la velocidad de esas inversiones", agregó.

Brasil provee hoy el 90 por ciento de la maquinaria agrícola que adquiere Colombia.

"Confiamos en que un crédito del Bndes para que Colombia mantenga el ritmo de adquisiciones de esa maquinaria agrícola" como en los últimos dos años, dijo.

También defendió la política brasileña de estímulo al uso de biocombustibles alternativos a los derivados de hidrocarburos, como el etanol de caña de azúcar y el diesel vegetal, terrenos en los que también Colombia invierte con fuerza.

"Hay que dar otro cambio político sustancial en la búsqueda de energías alternativas. Brasil ha sido un maestro para todos nosotros en etanol", afirmó.

Colombia ya produce un millón de litros diarios de etanol de caña de azúcar y 1,8 millones de litros diarios de biodiesel a partir de palma africana.

"Nuestra visión es integrarnos en la ampliación de una solida unión latinoamericana, pero que haga parte de la integración de todo el continente, un camino para tener una realidad mejor con Estados Unidos y Canadá", los países árabes y toda Asia, afirmó Uribe.

"Vamos a hacer todo lo posible para acelerar y que nos ayude a hacer en 15 meses mucho de lo que falta en este sueño de integración", dijo el presidente colombiano sobre sus perspectivas para lo que le resta de Gobierno.

Explicó que discutió con Lula las sugerencias para activar los mecanismos de la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi) "y usar más nuestras monedas sin acudir a terceras monedas".

Los ministerios de Hacienda de ambos países deben encontrar mecanismos para hacer esas negociaciones por ejemplo estableciendo mecanismos de seguro "para que el riesgo de sobresaltos del tipo de cambio no haga perder confianza a las negociaciones con nuestras propias monedas", añadió.