CRISIS EN EL PSOE Estos son los 17 miembros de la Ejecutiva del PSOE que han presentado su dimisión

AMPL.- La Comunidad dice que el Ayuntamiento sigue invadiendo sus competencias en la Ordenanza de Publicidad

Hará un requerimiento previo al Consistorio para que vuelva a modificar la normativa antes de plantearse recurrirla MADRID, 19 (EUROPA PRESS) El Ayuntamiento de Madrid ha aceptado algunas alegaciones que la Comunidad planteó contra la Ordenanza de Publicidad municipal al entender que la normativa invadía algunas de las competencias autonómicas. Sin embargo, ha rechazado otras tantas, por lo que el Ejecutivo regional requerirá al Consistorio que cambie nuevamente el texto antes de plantear un recurso. "Vamos a hacer un requerimiento previo al Ayuntamiento para que estas cuestiones que no se han recogido en la Ordenanza en contestación a nuestras alegaciones se puedan incorporar como paso previo, en su caso, a que si la ordenanza se aprobase definitivamente sin incorporar estas cuestiones podría interponer el correspondiente recurso", advirtió en rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno el vicepresidente y portavoz regional, Ignacio González. El 'número dos' del Ejecutivo que dirige Esperanza Aguirre explicó que la Ordenanza permitirá los llamados hombres anuncio o el hecho de que las personas puedan portar publicidad. Además, ha eliminado la prohibición que se recogía de que los taxis pudieran llevar publicidad y ha suprimido la prohibición de publicidad en cualquier vehículos de transporte público de viajeros, ya que antes solo se permitía en los vehículos del Consorcio regional de Transporte. Finalmente, la normativa eliminará la prohibición que se establecía para las farmacias de mantener 24 horas encendida el distintivo de cruz verde. LIMITACIÓN A LA LIBERTAD DE EMPRESA A pesar de haber cambiado estos aspectos, el Gobierno regional entiende que la Ordenanza "continua vulnerando la libertad de empresa reconocida en el artículo 38 de la Constitución Española" y en las normas comunitarias. Por ello, impugnará el texto acogiéndose al artículo 114 de la Ley 2/2003 de 11 de marzo de la Administración Local de la Comunidad de Madrid en la que se contempla que las Comunidades Autónomas "podrán impugnar los actos y acuerdos de las entidades locales que incurran en infracción del ordenamiento jurídico". En este sentido, precisó que si bien el reglamento y las ordenanzas locales pueden establecer limitaciones a la libertad de empresa, tales acotaciones "habrán de producirse dentro de los términos de la habilitación utilizada y ser idóneas y proporcionadas con el fin pretendido". González indicó que según las alegaciones presentadas por la Administración autonómica "ninguno de tales requisitos concurren en dicha Ordenanza, que produce una indebida, por excesiva, restricción a la libertad de empresa". Además, apuntó que la Ordenanza elaborada por el equipo de Alberto Ruiz-Gallardón "incurre en una clara vulneración de la libre prestación de servicios de la normativa comunitaria en la materia", de modo que, al regular la publicidad exterior en Madrid capital, "incide en la prestación de servicios limitando su ejercicio o sometiéndolo a requisitos tan minuciosos que prácticamente anulan esta posibilidad". NORMATIVA DISCRIMINATORIA Para González, la nueva normativa sigue siendo "discriminatoria", dado que elimina la actuación publicitaria de los empresarios madrileños frente a la de compañeros de otras localidades e incluso dentro del municipio en función de la zona en la que estén ubicados los establecimientos comerciales. Por ello, las alegaciones del Gobierno regional manifestaban que con esta actuación se les restringía la posibilidad de promocionarse de cara al consumidor de sus productos en condiciones de igualdad. También subrayó que las limitaciones a la publicidad exterior se intensifican en la zona centro y en el caso histórico, espacios en los que los comercios y los establecimientos experimentarían, según la Comunidad, "un innegable prejuicio económico y un agravio comparativo respecto al resto de los establecimientos de la capital". El Gobierno regional entiende que la normativa, a pesar de haber sido modificada, aún mantiene "un excesivo grado de concreción de las mediciones" en relación con las muestras opacas y banderines que se ubiquen en los edificios. PUBLICIDAD EN VEHÍCULOS Asimismo, denuncia que la normativa tampoco recoge la alegación relativa a las limitaciones a la publicidad en vehículos que pertenezcan a actividades económicas que sólo podrán contener elementos de identificación pero no de promoción de sus productos y servicios. El vicepresidente añadió que el Consistorio tampoco ha hecho caso a la alegación de la Consejería de Medio Ambiente en relación a los usos y parámetros urbanísticos que deben tenerse en cuenta en las instalaciones en suelo no urbanizable cuya determinación debe realizarse "a nivel del Plan General y no a través de ordenanzas municipales". Además, manifestó que no se ha atendido la reclamación sobre la instalación de elementos publicitarios en bienes de interés cultural "cuya autorización requería el previo informe favorable de la reunión conjunta de la Comunidad y del Ayuntamiento en la Comisión Local de Patrimonio Histórico de Madrid.