Dimite el superintendente de Empresas de Bolivia por un escándalo de prostitución

  • La Paz, 19 mar (EFE).- El superintendente de Empresas de Bolivia, Marco Antonio Méndez, presentó hoy al Gobierno de Evo Morales su "renuncia irrevocable" al cargo tras las denuncias sobre el ejercicio de la prostitución en un local de su propiedad.

Dimite el superintendente de Empresas de Bolivia por un escándalo de prostitución

Dimite el superintendente de Empresas de Bolivia por un escándalo de prostitución

La Paz, 19 mar (EFE).- El superintendente de Empresas de Bolivia, Marco Antonio Méndez, presentó hoy al Gobierno de Evo Morales su "renuncia irrevocable" al cargo tras las denuncias sobre el ejercicio de la prostitución en un local de su propiedad.

Méndez, quien llevaba en el cargo menos de una semana, rechazó las acusaciones que se han hecho contra él y presentó su renuncia a la ministra de Producción y Microempresa, Patricia Ballivián, mediante una carta para dar continuidad a la gestión de la entidad y no entorpecer las acciones de este organismo, afirmó a los medios.

El funcionario explicó que fue nombrado superintendente de Empresas el pasado 13 de marzo "con la misión de encarar el proceso de cierre de la institución", trabajo que, según apuntó, fue entorpecido por personas que se sintieron desplazadas por su nombramiento y susceptibles por las conclusiones a emitir.

"Fui víctima de una serie de ataques destinados a mellar mi honorabilidad personal y mi imagen en el ámbito profesional, aspectos que tuvieron como consecuencia una campaña mediática en mi contra", afirmó Méndez.

El escándalo se desató esta semana tras el nombramiento de Méndez cuando la prensa nacional desveló que se ejercía la prostitución en un local nocturno de su propiedad que, según estas versiones, no tendría todos los papeles en regla.

En este sentido, el anterior superintendente de Empresas Rolando Morales, lamentó al diario La Prensa, haber sido reemplazado "por un proxeneta que es dueño de un local donde se ofrece comercio sexual a pocos metros del Palacio Quemado", la sede del Gobierno en La Paz.

Méndez defendió tener todos los papeles del arrendamiento del local en regla y atribuyó las acusaciones en su contra a la "manipulación mediática" que "distorsiona por completo las actividades que se desarrollan en el mismo".