El Ayuntamiento atiende durante 2008 a cerca de 1.000 mujeres en programas específicos sobre prostitución

VALENCIA, 31 (EUROPA PRESS) El Ayuntamiento de Valencia atendió durante 2008 a cerca de 1.000 mujeres en programas específicos sobre prostitución que desarrolla en colaboración con las ONG Cáritas y Médicos del Mundo, según informaron hoy fuentes municipales en un comunicado. Se trata, señalaron, de una iniciativa de apoyo "ante la situación de riesgo de exclusión social que vive el colectivo de personas que ejerce la prostitución en la ciudad". La iniciativa de Cáritas es un programa integral denominado Jere-Jere, que esta entidad desarrolla en colaboración con el Ayuntamiento de Valencia, la Generalitat Valenciana y la Delegación del Gobierno. Esta acción se centra en la atención a las mujeres que ejercen la prostitución callejera y, especialmente, en las de procedencia subsahariana. Entre éstas destacan "claramente" las de origen nigeriano, indicaron las mismas fuentes. La concejala de Bienestar Social e Integración en el consistorio valenciano, Marta Torrado, indicó que desde esta delegación "se tiene muy en cuenta que la mayoría de estas mujeres comparten el drama de ser víctimas del tráfico con fines de explotación sexual" y afirmó que, por ello, su "compromiso con estos programas está basado en el servicio integral que brindan, así como en el apoyo que ofrecen para que, quien lo desee, pueda salir de esta situación." La memoria elaborada por Cáritas correspondiente al desarrollo de este proyecto en 2008 refleja datos "positivos" como que 26 mujeres dejaron la prostitución y regularizaron su situación legal, consiguiendo "cierta estabilidad económica y familiar", destacaron las mismas fuentes. En cuanto al programa de la ONG Médicos del Mundo 'Bus Solidari', que también apoya el Ayuntamiento de Valencia, explicaron, se trata de una unidad móvil de asistencia que se desplaza a los puntos de la ciudad donde habitualmente se ejerce la prostitución, incluidos los locales de alterne. Los técnicos de la organización, señaló la concejala, prestan atención sanitaria a las mujeres 'in situ', gracias a un equipo de profesionales y voluntarios. Su objetivo es "mejorar las condiciones socio-sanitarias de las personas prostituidas que presentan graves situaciones de atención social, intervenciones educativas, divulgación de materiales informativos, medicina preventiva y talleres sobre salud, planificación familiar y prevención del sida", especificó. La mayoría de los casos atendidos en ambos programas, son mujeres extranjeras con edades comprendidas entre los 20 y los 35 años, siendo el grupo más representativo el del África Subsahariana, aunque es también significativo el colectivo de mujeres latinoamericanas y de la Europa del Este, según las mismas fuentes.