Finaliza la redacción de la Ordenanza para la Convivencia, que se aprobará en el pleno de este mes

La aprobación definitiva tendrá lugar en el pleno de julio, tras superar el periodo de alegaciones

GRANADA, 15 (EUROPA PRESS)

La redacción definitiva de la Ordenanza para la Convivencia en Granada finalizó hoy con la última sesión de trabajo de la comisión creada al efecto, por lo que el texto definitivo pasará por comisión informativa el próximo miércoles y se elevará al pleno de este mes para su aprobación inicial, con el apoyo anunciado de PP y PSOE y la oposición de IU.

El concejal de Protección Ciudadana, Eduardo Moral, (PP) indicó a los periodistas que en la reunión de hoy, a la que asistieron los tres grupos políticos con representación en el Ayuntamiento, técnicos y la Oficina del Defensor del Ciudadano, se han introducido "pequeñas modificaciones" en algunos artículos relacionados con la mendicidad --el texto prohíbe pedir dinero o dormir en la calle-- y el uso de la vía pública.

En concreto se ha modificado el artículo que aludía a la necesidad de solicitar una licencia municipal para toda ocupación de la vía pública que se quiera realizar, estando aquí incluidos los artistas callejeros o las concentraciones espontáneas. Finalmente los interesados sólo tendrán que comunicar en el Ayuntamiento lo que pretenden hacer y, en caso de estar permitido, se les dará una autorización sobre la marcha.

Este reglamento también prohíbe el ofrecimiento, solicitud, negociación y aceptación directa o indirecta de servicios sexuales retribuidos en el espacio público de la ciudad, especialmente cuando se produzcan en espacios situados a menos de 200 metros de zonas residenciales, centros educativos o cualquier otro lugar, con infracciones leves, graves y muy graves que podrán alcanzar, en este último caso, los 3.000 euros.

No obstante, en el texto se matiza que los agentes se limitarán inicialmente a recordar a las personas implicadas que esta práctica está prohibida por la ordenanza y sólo en caso de que persistan procederán a sancionador.

En este sentido, Moral indicó que en las faltas leves no habrá sanción económica, aunque será necesario imponerla para que estos colectivos --mendigos y prostitutas-- puedan incorporarse a los programas sociales del Ayuntamiento.

El dinero que recaude la entidad local en multas a estos colectivos irán destinados a programas sociales y medidas de reinserción social.

Tras obtener la aprobación inicial en el pleno de este mes, la ordenanza será publicada en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) y aprobada de forma definitiva en el pleno de julio tras superar el periodo de alegaciones.

La ordenanza cuenta con el apoyo del grupo municipal socialista, que se congratuló hoy de que después de dos años de trabajo se haya conseguido unificar normativas que "si bien existían estaban dispersas y podían crear indefensión a los ciudadanos por desconocerlas".

Así lo indicó la edil socialista responsable de Protección Ciudadana, Ana Muñoz, que destacó el hecho de que por primera vez exista un documento municipal que incluye y trata asuntos que atentan contra la dignidad de las personas, acoso a menores o actitudes xenófobas.

"El Ayuntamiento se obliga a cumplir las medidas sociales que se recogen en la ordenanza", asegurado Muñoz, cuyo grupo "vigilará" que esto que se cumpla.

Por su parte, el grupo municipal de IU en el Ayuntamiento ya ha anunciado que se opondrá en pleno a la aprobación de este documento, que considera ambiguo y susceptible de atentar contra derechos fundamentales.

Para el edil de IU Francisco Puentendura el texto deja "un amplio margen de interpretación" en los artículos referidos a la mendicidad y el uso de la vía pública, "tanto, que las personas encargadas de velar por su cumplimiento pueden llegar a sancionar por casi todo".

Lamentó que el documento no aporte medidas "reales" para solucionar la mendicidad o la prostitución y consideró que sancionar estas prácticas incrementará la clandestinidad y, por tanto, la desprotección de colectivos que ya están en riesgo de exclusión social. Así criticó la "filosofía recaudatoria" de una ordenanza que, a su juicio "será difícil de cumplir".