Prisión para el ex policía que alertó de redadas a los prostíbulos Riviera y Saratoga en Barcelona

BARCELONA, 20 (EUROPA PRESS) La titular del Juzgado de Instrucción número 33 de Barcelona decretó hoy, como solicitaba la Fiscalía Anticorrupción, prisión incondicional para a un inspector de la Policía por presuntamente cobrar importantes sumas de dinero para alertar a los macroprostíbulos Riviera y Saratoga, en Castelldefels (Barcelona), de redadas policiales para detectar inmigrantes irregulares. Fuentes judiciales explicaron a Europa Press que la magistrada Elisabeth Castelló imputa los delitos de cohecho, relativos a la prostitución ilegal y contra los derechos de los trabajadores al ex jefe de un grupo de la Unidad Contra las Redes de Inmigración Ilegal y Falsificación (Ucrif), A.O., quien fue detenido el lunes por los Mossos d'Esquadra. Asimismo, la juez ordenó el ingreso en prisión preventiva del actual inspector jefe de la Ucrif, A.N., como presunto autor de delitos relativos a la prostitución ilegal y contra los derechos de los trabajadores. Sin embargo, el agente puede eludir la cárcel pagando una fianza de 2.500 euros. Castelló les tomó declaración como imputados el martes, al igual que a un inspector de Policía que actualmente está destinado a Alicante, J.M.M., y un ex agente que trabaja en la misma empresa que A.O., I.L. Sin embargo, la Fiscalía no solicitó ninguna medida cautelar para estos dos encausados y ambos salieron en libertad con cargos. Los cuatro imputados coincidieron en la Ucrif algunos años, entre 2002 y 2007, cuando supuestamente cobraron dinero en metálico y aceptaron regalos como joyas y relojes de parte de los dueños de los clubes de alterne a cambio de advertirles de que día la Policía iba a hacer una inspección. La investigación contra el Saratoga y el Riviera, bajo secreto de sumario, empezó en verano de 2007 y hace dos semanas la juez instructora decidió clausurarlos durante, al menos, seis meses porque, según los indicios recabados por la policía, en estos clubes pueden cometerse delitos de prostitución ilegal, tráfico ilegal de inmigrantes y contra los derechos de los trabajadores. También ordenó detener a los responsables de ambos locales por proxenetismo, promover la inmigración ilegal, contrabando y cohecho, pues pudieron sobornar a funcionarios policiales para que hicieran la 'vista gorda' en las inspecciones, lo que explicaría que en las numerosas inspecciones nunca se encontraran a demasiadas inmigrantes ilegales, al contrario de lo que se sospechaba. Por el momento, uno de los dos propietarios del Club Riviera, Antonio H.L., está en prisión preventiva por delitos de soborno, proxenetismo, contra los derechos de los trabajadores y otro relacionado con la inmigración ilegal, mientras que su socio, José V., está en libertad con los mismos cargos. También ingresaron en prisión el director del prostíbulo Saratoga, Carmelo S., y uno de los propietarios del local, Raúl P.S., mientras que el otro dueño del club, José Carlos H.P., está en libertad con cargos. La juez les imputa delitos de proxenetismo, soborno, contra los derechos de los trabajadores y contrabando.