John Carlin declara que Mandela es un personaje maravilloso "que espero no esté en extinción"

  • Santander, 24 feb (EFE).- El periodista inglés John Carlin repasa en "El factor humano" la figura de Nelson Mandela, un "personaje maravilloso" que espera que no esté en "extinción", porque, a su juicio, el mundo necesita políticos de su talla.

John Carlin declara que Mandela es un personaje maravilloso "que espero no esté en extinción"

John Carlin declara que Mandela es un personaje maravilloso "que espero no esté en extinción"

Santander, 24 feb (EFE).- El periodista inglés John Carlin repasa en "El factor humano" la figura de Nelson Mandela, un "personaje maravilloso" que espera que no esté en "extinción", porque, a su juicio, el mundo necesita políticos de su talla.

Antes de presentar "El factor humano" en el ciclo "Más que palabras" que organiza la Obra Social de Caja Cantabria, John Carlin se ha referido a Mandela como una "especie de Jesucristo secular" que "se ha adelantado a su tiempo cientos de años", por lo que lejos de pensar que su figura es irrepetible, augura que aparecerán el futuro otros estadistas que tomen a Mandela como "ejemplo de coherencia".

En esta línea, Carlín ha opinado que puede haber "cierto paralelismo" entre Mandela y el nuevo presidente de EEUU, Barack Obama, de quien espera que "tenga la inteligencia y sabiduría" de seguir la estela del líder surafricano.

Según Carlin, Mandela y Obama tienen en común el "instinto reconciliador" y el "deseo de construir puentes" para unir a los pueblos.

"Me consta que Obama admira mucho a Mandela", ha opinado el periodista británico. "No sé si Obama habrá leído mi libro, pero seguro que verá la película", ha afirmado Carlin en alusión a la próxima adaptación al cine de "El factor humano", que producirá Morgan Freeman, quien interpretará a Mandela bajo la dirección de Clint Eastwood.

En "El factor humano", Carlin ensalza la capacidad para unir a las comunidades negra y blanca de "el país más dividido del mundo", a través de un campeonato mundial de rugby, cuya fase final se celebró en 1995 en la Sudáfrica posterior al régimen del 'apartheid'.

Este Mundial de rugby es el hilo conductor que usó el político africano para, apenas un año después de ser elegido presidente del país, conseguir que blancos y negros "pelearan por un objetivo común".

"El rugby era una especia de religión para los blancos y, por el mismo motivo, los negros odiaban este deporte, a su selección y la camiseta verde que vestían", recuerda Carlin y valora que fue el "poder de seducción" de Mandela el que hizo que unos y otros se unieran en aquella "memorable final" en la que Sudáfrica ganó a Nueva Zelanda, en la prórroga y contra pronóstico.

A juicio de Carlin, fue la "magia de Mandela" la que acabó decantando la final del lado de los Springboks, capitaneados por Jacobus Francois Pienaar, quien aparece en la portada del libro recibiendo la Copa de manos de Mandela, ambos ataviados con la camiseta verde, hasta esa jornada odiada por la oprimida población negra.

"Con este partido se evitó una guerra civil en Sudáfrica", afirma Carlin, quien tras reconocer que exagera "un poco", también acepta que la victoria de los Springboks contribuyó al éxito del objetivo de Mandella.

"Si no se hubiese ganado hubiera sido como un globo que se desinfla", acepta Carlin y recuerda que la euforia que se vivió en las gradas continuó en la calles, participando en ella negros y blancos, unidos por la misma exultante alegría.

"Soy futbolero total", explica este periodista afincado en España que, no obstante, se refiere a aquella final como una "gran sinfonía de reconciliación entre gente aparentemente irreconciliable".

De ahí que Carlin valore aquellos hechos como una "materia prima fantástica" para contar una historia que cuenta con "enorme fe".

También ha expresado su satisfacción por el éxito que está teniendo "El factor humano" en España, pese a que considera que en este país ni Mandela ni el rugby despiertan especial interés.