La asociación creada por la madre de Carlos Palomino pide la dimisión de Mestre por autorizar marchas neonazis en Madrid

Asegura que en la celebrada el 28 de marzo los manifestantes portaron palos de hierro y corearon lemas contra Carlos Palomino

MADRID, 08 (EUROPA PRESS)

La Asociación de Víctimas de la Violencia Fascista, Racista y Homófoba, creada recientemente por la madre de Carlos Palomino, el adolescente asesinado hace casi año y medio supuestamente por un militar ultraderechista, solicitó hoy la dimisión o "cese inmediato" de la delegada del Gobierno en Madrid, Soledad Mestre, por "su ineptitud" al permitir que grupos neonazis "se manifiesten repetidamente por las calles" de la capital.

Así, desde la asociación destacaron que Mestre "está permitiendo" que estos grupos inciten públicamente a "la provocación y al odio contra inmigrantes o cualquier persona que no esté de acuerdo con sus ideales".

En este sentido, recordó que en otra manifestación de extrema derecha, celebrada el 11 de noviembre del 2007, murió apuñalado Carlos Palomino otro joven de 18 años resultó herido con dos puñaladas en el pulmón. Ambos perdieron la vida apuñalados en el Metro de Legazpi cuando acudían a protestar por la marcha convocada por Democracia Nacional.

De igual manera, trajeron a colación un acto celebrado el pasado 28 de marzo por el Movimiento Patriótico Socialista en Vallecas "en el que se lanzaron vivas a Hitler, se exhibieron símbolos nazis y se corearon lemas que incitaban al odio y a la violencia".

Así, señalaron que Mestre autorizó la manifestación, convocada por el partido de ideología ultraderechista bajo el lema 'La crisis que sufre el obrero, que la pague el banquero'.

La asociación que preside la madre de Palomino afirmó que informó a la Delegación, junto a otras entidades, que el lema "era un mero subterfugio para hacer apología del nazismo e incitar a la discriminación, al odio y a la violencia contra grupos o asociaciones, así como contra los inmigrantes", pero recalcó que Mestre hizo "caso omiso" de su advertencia.

Asimismo, indicó que durante la manifestación se observaron otras actuaciones "ilícitas" como las consignas que cantaban "claramente alusivas a la muerte de Carlos Javier Palomino", como "Carlos listillo devuélvenos el cuchillo", "Josué, libertad" o "Guarros, Sieg Heil".

Por otro lado, la Asociación de Víctimas de la Violencia Fascista, Racista y Homófoba aseguró que tiene fotografías en las que se demuestra que varios manifestantes "portaban palos de hierro camuflados como mástiles de banderas preconstitucionales, y cascos de moto, de los que al menos dos de ellos eran de la Policía Nacional".

Por ello, acusó a Mestre de mostrar una "permisividad insultante" con las organizaciones procedentes de la ultraderecha y del neonazismo español y recordó que cuando "hace unos meses un joven de Pozuelo fue apuñalado por unos neonazis, se intentaron hacer dos concentraciones como muestra de repulsa y fueron prohibidas, bajo el argumento de que podían degenerar en incidentes violentos".

"Pero a estos elementos no sólo se les permite que se manifiesten haciendo apología del nazismo, racismo y la xenofobia e incitando al odio, sino que, incluso, se les cuida desde los Cuerpos de la Seguridad del Estado como si fueran niños o policías de guardería", añadió la asociación.

Por último, insistió en pedir a la Delegación del Gobierno la "prohibición absoluta de manifestaciones o actos públicos que inciten al racismo, la xenofobia, la homofobia o hagan apología del nazismo", argumentando que este tipo de acciones "serían delito en cualquier país de Europa" y explicó que también se estipulan como tal en el Código Penal español.

"MI HIJO NO ES UN MÁRTIR, PERO SÍ UN EJEMPLO"

El día antes de la manifestación en homenaje a Carlos Palomino celebrada al año de su muerte, su madre, María Victoria Muñoz 'Mavi' señaló que su hijo no se ha convertido en un mártir del movimiento antifascista, aunque sí un ejemplo cuya muerte propició que "se hiciera más visible" este colectivo. "Simplemente, Carlos fue la gota que colmó el vaso de unas personas que luchaban pacíficamente contra el fascismo y así también lo van a demostrar mañana", agregó.

En declaraciones a Europa Press, criticó la "molesta" repercusión mediática que tomó el caso de su hijo, ya que considera que la mayoría de los medios "iguala a unos y a otros, criminaliza a las víctimas y apoyan a los asesinos, acusando a otras personas de cosas que no han hecho".

Asimismo, recordó que fue "vetada" por inculpar al Gobierno, al Tribunal Supremo "y a la persona que autorizó la concentración nazi" y al decir que estas víctimas "no sean reconocidas como las del terrorismo". "Me siento engañada. Aquí no hay peleas de bandas. Un tío que con premeditación prepara un cuchillo para asesinar al grupo de mi hijo no es fruto de una pelea de bandas", concluyó.