La CE destaca que "una fuerte mayoría" de países europeos apoya la conferencia

  • Bruselas, 20 abr (EFE).- La Comisión Europea (CE) destacó hoy que "una fuerte mayoría" de los países europeos apoya la Conferencia contra el racismo de la ONU, aunque Holanda, Polonia, Italia y Alemania se hayan desmarcado por temor a que la cita se convierta en un foro antisemita.

Bruselas, 20 abr (EFE).- La Comisión Europea (CE) destacó hoy que "una fuerte mayoría" de los países europeos apoya la Conferencia contra el racismo de la ONU, aunque Holanda, Polonia, Italia y Alemania se hayan desmarcado por temor a que la cita se convierta en un foro antisemita.

La portavoz europea para Relaciones Exteriores, Christiane Hohmann, aseguró que la CE reaccionará "adecuadamente" ante "cualquier declaración inapropiada" durante la Conferencia de Revisión sobre Racismo, Xenofobia e Intolerancia (Durban II), a la que acude en calidad de observadora.

La cita está marcada por la presencia entre los oradores del presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, enemigo declarado de Israel.

Los países europeos ausentes, junto a EEUU, Israel, Canadá, Australia y Nueva Zelanda, consideran que la Conferencia puede convertirse en un foro antisemita, como denuncian que ocurrió en la primera reunión celebrada en la ciudad sudafricana de Durban hace ocho años.

Hohmann aseguró que hasta el momento el borrador de la declaración "respeta las líneas rojas de la UE" y aunque "no es el texto ideal" es el resultado de una solución compromiso.

"Lo esencial es que no contenga ningún tipo de declaración sobre religión, de naturaleza antisemita o que señale a ningún país específico o religión del mundo", consideró la Hohmann.

La portavoz admitió que "hay un riesgo de que esta conferencia pueda acabar suscitando el interés sobre cuestiones que están absolutamente desconectadas de los derechos humanos o la lucha contra el racismo".

Pero a pesar de las dificultades, la CE cree que "este evento puede proporcionar un importante oportunidad de hacer una revisión de las muchas medidas concretas tomadas a nivel nacional, internacional y regional" contra el racismo.

Hohmann recordó que antes de la conferencia de Durban de 2001, la UE ya había adoptado una legislación antidiscriminatoria, prohibiendo la discriminación racial o étnica en el trabajo, así como otro tipo de discriminación como religión, edad, orientación sexual o discapacidad.

"Seguimos comprometidos a hacer todo cuanto podamos para luchar contra toda manifestación de racismo o xenofobia, y esperamos que nuestros socios internacionales hagan lo mismo", afirmó.