Pillay decepcionada por la negativa de EEUU a la Conferencia sobre el Racismo

  • Ginebra, 19 abr (EFE).- La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navy Pillay, se mostró hoy sorprendida por la decisión de Estados Unidos de no participar en la Conferencia sobre el Racismo de la ONU que comenzará mañana en Ginebra.

Ahmadineyad llega a Ginebra para asistir a la Conferencia sobre el Racismo

Ahmadineyad llega a Ginebra para asistir a la Conferencia sobre el Racismo

Ginebra, 19 abr (EFE).- La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navy Pillay, se mostró hoy sorprendida por la decisión de Estados Unidos de no participar en la Conferencia sobre el Racismo de la ONU que comenzará mañana en Ginebra.

"Estoy sorprendida y profundamente decepcionada por la decisión de Estados Unidos de no participar en la Conferencia, que tiene por objetivo combatir el racismo, la xenofobia, la discriminación racial y otras formas de intolerancia en el mundo", afirmó Pillay.

La Conferencia de Revisión sobre el Racismo, la Xenofobia y la Intolerancia tendrá lugar del 20 al 24 de abril y busca poner al día lo acordado en el primer evento de este tipo celebrado en la ciudad sudafricana de Durban hace ocho años.

El Gobierno estadounidense anunció ayer que no participará en esta cita porque considera que el texto del borrador consensuado y adoptado el pasado viernes, pese a contener "mejoras significativas", sigue incluyendo referencias que Washington no puede apoyar.

En su opinión, el texto final "todavía contiene un lenguaje" que reafirma en su conjunto la Declaración de Durban y el Programa de Acción (DDPA) de 2001, que Washington "es incapaz de apoyar".

Estados Unidos e Israel abandonaron la Conferencia de Durban por considerar que tuvo un tono antisemita y antiisraelí.

"Creo que esta dificultad podría haber sido superada. Se podría haber clarificado en una nota a pie de página que EEUU no había firmado el primer documento y, por tanto, no estaba en posición de reafirmarlo, lo que es una práctica rutinaria en las negociaciones multilaterales para permitir la construcción del consenso, al tiempo que las posiciones individuales se mantienen", según Pillay.

"De esa forma, podríamos haber caminado juntos y dejar los problemas de 2001 atrás", agregó.

Asimismo, la Alta Comisionada se refirió a la reserva estadounidense sobre la "incitación al odio", una mención que Washington considera que podría limitar la libertad de expresión.

Pillay afirmó que "es un concepto bien establecido y que está incluido en el Convenio sobre Derechos Civiles y Políticos, aprobado tras las Segunda Guerra Mundial, y fue incluido para estar seguros de que el tipo de odio utilizado por los nazis fuera prohibido por ley".

"No deberíamos subestimar el poder de la incitación al odio como combustible de la violencia, el conflicto o incluso el genocidio. Es por ello que considero que es muy relevante incluir este concepto en una Conferencia designada para luchar contra el racismo y la xenofobia", agregó.

Además de Washington, boicotean la Conferencia Israel, Italia, Canadá, Australia y Holanda.

"Un puñado de países han permitido que uno o dos temas dominasen su percepción de la Conferencia, desviando la atención de las preocupaciones de numerosos grupos de personas que sufren racismo y similares formas de intolerancia. Estos son temas globales y deben tratarse de forma global".

El borrador adoptado por consenso el pasado viernes no contiene ninguna referencia a Israel, ni al antisemitismo, ni a los territorios palestinos ocupados.

Sí incluye una mención al Holocausto y al hecho de que no debe olvidarse ese genocidio.

"El texto incluye una referencia a que el Holocausto no debe ser olvidado y deplora todas las formas de racismo, incluidos la islamofobia y el antisemitismo. No entiendo cómo es posible que el conflicto en Oriente Próximo no se mencione en el texto y ese tema siga interfiriendo el proceso", agregó la Alta Comisionada.

Por otra parte, Pillay instó al resto de países a que no haya ningún intento de abrir y modificar de nuevo el texto adoptado por consenso el viernes.