Unas 200 personas se manifiestan en Pamplona en contra del racismo y la xenofobia

PAMPLONA, 21 (EUROPA PRESS) Alrededor de 200 personas se manifestaron hoy por las calles del Casco Viejo de Pamplona en contra del racismo y la xenofobia, y a favor de "un cambio en las políticas" para que "garanticen una igualdad de derechos y oportunidades". La marcha partió hacia las 17.30 horas de la Plaza del Castillo bajo el lema 'El futuro es mestizo. Derechos para todos'. Tras recorrer diversas calles del Casco Viejo pamplonés con gritos como "la ley de extranjería esclaviza y asesina, ninguna persona es ilegal o el pueblo gitano existe y resiste", la manifestación finalizó en la Plaza del Castillo donde se dio paso a la lectura de un manifiesto, que culminó con un prolongado aplauso. La manifestación, convocada por la Plataforma Papeles y Derechos Denontzat, Sos Racismo de Navarra y Colectivos de Inmigrantes y Colectivos de Gitanos, coincide con la celebración del Día Mundial contra el racismo y la xenofobia. En la marcha se encontraban representantes políticos y sindicales, como el coordinador general de IUN, José Miguel Nuin, el concejal de Nafarroa Bai en el Ayuntamiento de Pamplona, Txema Mauleón y el responsable de ELA en Navarra, Mitxel Lakuntza, entre otros. Además, también tomó parte de la misma el presidente del Consejo de la Juventud de Navarra, David Chivite. El manifiesto de los convocantes abogaba por "promover unas relaciones internacionales justas que posibiliten que las migraciones y la libre circulación de personas sean fruto de las voluntades y deseos de las personas y no consecuencia de la necesidad e injusticia norte-sur", y reclamaba "un incremento de los gastos sociales" para "poder evitar conflictos a la hora de acceder a los escasos recursos del estado de bienestar". Además, criticaba que "mediáticamente, se siguen fomentando los tópicos y prejuicios hacia los inmigrantes y hacia el pueblo gitano", y lamentaba que en la actualidad "se ha consolidado el racismo institucional y legislativo, provocando irregularidad, exclusión social y explotación laboral". En esta línea, censuraba que el anteproyecto de reforma de Ley de Extranjería del Gobierno central "aumenta las restricciones a la reagrupación familiar, pasa por alto el derecho de protección al menor reconocido por la ONU, va contra los derechos fundamentales de las personas y dificulta la integración socio-laboral de las personas inmigrantes". Los organizadores destacaron que desde noviembre de 1988 hasta noviembre de 2008 un total de 18.000 personas han muerto ahogadas en el Estrecho de Gibraltar, según la asociación Pro-Derechos Humanos de Andalucía. El pasado año murieron 442 personas en el Estrecho y 70 en Canarias. Además, en las vallas de Ceuta y Melilla murieron cuatro personas, y en el desierto "no se sabe" porque "nadie cuenta ni recoge los cadáveres".