El Servicio Coordinador de Drogodependencias del Consell destaca un descenso considerable de las consultas

MENORCA, 17 (EUROPA PRESS)

El Servicio Coordinador de Drogodependencias y otras adicciones (SCD) del Consell insular de Menorca presentó hoy la memoria del 2008, de la que se extrae un descenso considerable del número de consultas recibidas. Concretamente, el equipo profesional del SCD atendió durante el pasado año a 584 personas, de las cuales 403 recibieron tratamiento en los diferentes programas asistenciales y 181 eran familiares.

Según el conseller de Ciudadanía y Familia, Esteve Ferrer, este descenso se debe principalmente al incremento de la percepción del riesgo por parte de la población, a menor disponibilidad de estupefacientes y a buena marcha de los programas de prevención.

De este modo, la droga que más preocupa continúa siendo el alcohol, ya que en Menorca los jóvenes comienzan a beber alrededor de los 14 años, muy por debajo de la media española. "La permisividad social es alta y, además, las fiestas de pueblo estimulan a los más jóvenes a beber", aseguró el conseller.

No obstante, el perfil de los usuarios del programa de asistencia a pacientes con problemas derivados del alcoholismo es el de un hombre, de entre 31 y 50 años, que no toma drogas ilegales y que, en un 80 por ciento, presenta una dependencia con más alteraciones psíquicas que físicas. Por su parte, el consumo de cocaína y otras drogas duras se mantiene estable pero desde el SCD alertan del incremento del número de mujeres consumidoras.

En relación a los programas de prevención, Ferrer recalcó la incorporación de un nuevo taller sobre las nuevas tecnologías, cuyo uso o abuso puede crear adicción. Además el SCD llevó a cabo alrededor de 125 talleres de prevención, que llegaron a un total de 2.520 alumnos, y se organizaron nueve charlas sobre la importancia de la familia para la prevención de las drogodependencias y las adicciones.

"Es importante la implicación de las familias y su intervención ya que éstas continuas siendo uno de los elementos primordiales en la transformación de la sociedad", apuntó el conseller. Asimismo, Ferrer destacó la puesta en marcha en 2008 de un nuevo programa para dar respuesta a las personas que presentan una demanda derivada de su adicción al juego patológico. La droga más utilizada, aseveró, continua siendo el alcohol.