Los trabajadores de los Servicios Sociales del Ayuntamiento de Bilbao denuncian "la situación de colapso" que sufren

Critican que se importe un modelo de gestión de Sevilla que ha sido contestado por el 99% de los profesionales en la capital vizcaína

BILBAO, 20 (EUROPA PRESS)

Los trabajadores de los Servicios Sociales de Bilbao aseguraron hoy que su labor debe ofrecer unas prestaciones "dignas" a la ciudadanía de la capital vizcaína, por lo que denunciaron "la situación de colapso actual" que atraviesa su labor. Además, advirtieron de que se ha importado un modelo de trabajo de Sevilla "haciendo caso omiso" de la opinión y propuestas de los profesionales de la capital vizcaína, lo que ha originado un escrito de disconformidad y descontento respaldado por el 99 por ciento del personal de los Servicios Sociales.

En un comunicado, señalaron que el desarrollo legislativo de los últimos años ha incrementado el catálogo de servicios y prestaciones ofertadas, ampliando la población susceptible de ser atendida en los Servicios Sociales de Base, ante lo que el Consistorio ha ido tomando unas decisiones, desde la Dirección del Área de Acción Social, que, en la gestión de los distintos programas, "ha ido mermando la calidad de la atención ofertada a la ciudadanía".

Según los trabajadores, la "proliferación de dispositivos paralelos" a los Servicios Sociales de Base fomentan "la dispersión, falta de cercanía y pérdida del profesional de referencia" en actuaciones como la tramitación de Ayudas de Emergencia Social o el Complemento de Pensiones.

Asimismo, criticaron que el Ayuntamiento continúa en la aplicación de una política de privatización de servicios de ámbito municipal, como, a su entender, se comprueba en el Servicio Municipal del Urgencias Sociales (SMUS) y el Albergue Elejabarri.

También se está registrando un "deterioro" del Servicio de Ayuda a Domicilio (SAD), que se ha visto "gravemente afectado por el recorte presupuestario municipal".

"En la mayor parte de situaciones, incluso en las graves existe una gran demora para su puesta en marcha, ya que es requisito imprescindible solicitar la Valoración de la Dependencia, cuya resolución conlleva un plazo de 6 meses y ser declarada persona dependiente. Las personas autónomas se les excluye del SAD", explicaron.

A esta situación descrita, añadieron, se añaden las consecuencias de la crisis económica global, que ya ha empezado a sacar a la luz nuevos colectivos de personas en situación de necesidad, y que, tras agotar las prestaciones de desempleo establecidas, se verán "avocadas" a recurrir a la solicitud de las prestaciones económicas que se tramitan en los Servicios Sociales.

En este sentido, precisaron que, aunque no se sabe el alcance total de la crisis, "los augurios" son de un incremento "importante" de usuarios de los Servicios Sociales.

Ante esta realidad, criticaron que la Dirección del Área de Acción Social del Ayuntamiento de Bilbao, "unilateralmente y sin tener en cuenta" el criterio de los profesionales de los Servicios Sociales, "pretende hacer frente a esta situación con una organización" de estos servicios con la que "ni trabajadores sociales ni auxiliares administrativos estamos de acuerdo".

Este desacuerdo se debe, precisaron, a que el modelo de atención que han determinado implantar va "en contra de la propia esencia del Trabajo Social, de la 'Carta de Derechos y obligaciones de las personas usuarias y profesionales de los Servicios Sociales del País Vasco' y del propio proceso de intervención social recogido en la recién estrenada Ley de Servicios Sociales".

SEVILLA

"Obviando, además, que la Comunidad Autónoma Vasca ha sido pionera en materia de Servicios Sociales, se importa un modelo de organización implantado en la ciudad de Sevilla, que pretende agilizar los plazos en la atención, partiendo de una realidad social y desarrollo normativo que nada tiene que ver con los nuestros", señalaron.

Conforme a este modelo sevillano, indicaron que contempla charlas informativas, de no más de 10 minutos, para un gran número de personas sobre servicios y prestaciones a nivel general, lo que implica "un déficit en la calidad de la atención, ausencia de atención individualizada y confidencialidad, falta de privacidad e información homogénea para un colectivo plural".

"En muchos casos, después de estas charlas informativas es necesaria la entrevista individualizada con un trabajador social para la gestión, tramitación, asesoramiento y orientación sobre los distintos recursos y programas, lo que demora mas el procedimiento", insistieron.

Todo ello, aseguraron, "no agiliza" los plazos en la atención (que actualmente se sitúan en una lista de espera de entre 1 y 3 meses) y el acceso a los recursos, por lo que "no cumple el objetivo" propuesto por el Área de Acción Social, teniendo en cuenta que en la actualidad, cada trabajador social de base del Ayuntamiento de Bilbao tiene una media de 850 casos asignados.

Asimismo, advirtieron de que la creación de dichos dispositivos, además de "demostrar un desconocimiento" del Trabajo Social, se ha producido "haciendo caso omiso" de la opinión y propuestas de los profesionales del Área, lo que ha originado un escrito de "disconformidad y descontento" respaldado por el 99 por ciento del personal de los Servicios Sociales.

"Por lo tanto, consideramos que un incremento de la demanda de prestaciones y servicios debe conllevar, obligatoriamente, un incremento de recursos humanos y una organización del Sistema de Servicios Sociales adecuada a los mismos, que permita prestar una atención de calidad a la ciudadanía, superando de esta manera la insatisfacción actual generalizada del personal, auxiliares administrativos y trabajadores sociales, de los Servicios Sociales de Bilbao, así como de las personas usuarias", concluyeron.