SUP llama "cobarde" al ministro y le insta a cesar a la Delegada del Gobierno si ve excesos en los policías


Diez detenidos en Valencia, tres de ellos menores

Diez detenidos en Valencia, tres de ellos menores lainformacion.com

El Sindicato Unificado de la Policía (SUP) ha cargado este martes contra el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, al que ha llamado "cobarde" por sus declaraciones en las que ha admitido "algún exceso y alguna actuación desafortunada por parte de algún policía" en Valencia. A juicio del sindicato, si cree que esto se ha producido, lo que tiene que hacer es cesar a la Delegada del Gobierno, Paula Sánchez de León.

"Las declaraciones de hoy del ministro del Interior diciendo que la actuación policial tal vez ha sido excesiva es un acto de cobardía política y personal, porque si ha sido excesiva debe empezar por cesar a la máxima responsable política, la Delegada del Gobierno, y después por fijar protocolos de actuación adecuados a esas situaciones, que no existen", ha denunciado el SUP en un comunicado.

Este sindicato aboga además por iniciar "una investigación sobre todos los hechos ocurridos, disponer que se graben todas las actuaciones, e impartir instrucciones a los delegados del Gobierno, jefes superiores y responsables de las UIPs de cómo hay que actuar en los conflictos que sin duda se van a repetir en el futuro inmediato". "Descargar toda la responsabilidad en que la actuación de la Policía ha sido excesiva es políticamente cobarde y moralmente miserable", ha zanjado.

A pesar de ello, el SUP se muestra crítico con la actuación de la Policía en Valencia, pero distingue entre ayer y el resto de los días. A su juicio, fue este lunes cuando los agentes pasaron "de tener toda la razón, a empezar a perderla".

Dice que se "mataron moscas a cañonazos", porque "el fin que se pretendía, restablecer una calle al tráfico, era menos importante que no provocar un clima de crispación, heridos, y violencia que es bastante más perjudicial para la convivencia que el que esa calle estuviese una o dos horas más sin circulación".

En ese sentido, culpa de dar la orden de cargar a la Delegada del Gobierno, Paula Sánchez de León, y al Jefe Superior de Policía de Valencia, Antonio Moreno. "Cometieron un grave error, no se puede hacer", añade el SUP, que se centra el responsable policial al que acusa de "arrojar más gasolina al fuego".

"Comparece sin uniforme refiriéndose a los manifestantes como el enemigo, en lenguaje claramente del pasado. No es un nombramiento del actual Gobierno sino del anterior, y su gestión de la crisis (junto con la Delegada del Gobierno) ha sido un fracaso", concluye el sindicato en este comunicado.